NOTICIAS DIARIAS

α2δ4 tiene un papel fundamental en la epilepsia

α2δ4 tiene un papel fundamental en la epilepsia.
Muchos factores intervienen en la epilepsia, según los investigadores.
Análisis Clínicos. Bioquímica ClínicaNeurología. Neurocirugía

La proteína α2δ4 (alpha2delta4) tiene un papel fundamental en la epilepsia. Es lo que han descubierto investigadores de la Universidad de Bonn (Alemania) sobre esta patología, que parece ser más compleja de lo que se pensaba. En el estudio también participan científicos de la Universidad de Magdeburgo. Los resultados se han publicado en The Journal of Neuroscience.

Según recoge madr+d, los investigadores demostraron hace unos años que la respuesta de crecimiento temprano 1 (Egr1) regula los canales de calcio en las células nerviosas. De esta forma, el calcio puede fluir hacia los poros de los canales de dichas células de manera creciente. Esto puede provocar el inicio de un ataque epiléptico. Ahora han confirmado que hay muchos más factores involucrados, entre los que destaca α2δ4.

α2δ4 y las convulsiones

Para llegar a esa conclusión, los científicos usaron métodos bioinformáticos en busca de genes adicionales participantes en las convulsiones. De acuerdo con Karen MJ van Loo, líder del equipo, hasta ahora el papel de α2δ4 se había subestimado. No obstante, observaron que, cuanto más presente estaba esa proteína en el cerebro, mayor era la tendencia a sufrir convulsiones. Una conexión observada en ratones y en tejido humano.

“La búsqueda de nuevas terapias es sobre todo para prevenir el desarrollo gradual de este tipo de convulsiones severas”, apunta Albert J. Becker, del Instituto de Neuropatología del Hospital Universitario de Bonn.

Según el experto, el sistema de protección de las células nerviosas frente a un ataque epiléptico es similar al ABS. Es decir, el sistema de frenos antibloqueo de un coche, que ajusta la fuerza de frenado. Con α2δ4 al alza, el sistema ABS de las células falla y su ritmo se acelera. Esto quiere decir que el ataque epiléptico es inminente. Para comprender ese momento, es necesario tener en cuenta toda la red, asegura van Loo.

Después de todas sus investigaciones, los científicos creen que el canal de calcio Cav3.2 y la proteína α2δ4 constituyen, junto al factor de transcripción Egr1, un enfoque terapéutico prometedor para inhibir la aparición de ataques. “Aún se requiere investigación intensiva», subraya Susanne Schoch-McGovern, el Instituto de Neuropatología del Hospital Universitario de Bonn.