NOTICIAS DIARIAS

1 de cada 5 hipertensos mayores de 60 tiene enfermedad renal crónica

Cardiología. Cirugía CardiovascularEndocrinología y NutriciónMedicina Familiar y Comunitaria

Según informa la Sociedad Española de Nefrología (SEN), el estudio está basado en el Sistema de Información para el Desarrollo de la Investigación en Atención Primaria (Sidiap), que contiene información clínica de los casi 6 millones de pacientes atendidos en los 274 centros de salud de Atención Primaria del Institut Català de la Salut (ICS).

Los investigadores asumen que existe enfermedad renal crónica cuando el filtrado glomerular estimado (FGe) desciende por debajo de los 60 ml/min/1,73m2. El estudio reveló que un 18% de la muestra presentaba enfermedad renal crónica moderada con un filtrado de entre 30 y 59 y un 72,2% con filtrado entre 45 y 59.

Riesgo para hipertensos

La prevalencia de la enfermedad renal crónica aumentaba con la edad y era mayor en mujeres; sin embargo, en el caso de los pacientes hipertensos mayores de 60 años, los hombres están más afectados por la patología renal. En general, uno de cada 5 pacientes hipertensos sin enfermedad cardiovascular mayores de 60 tenía enfermedad renal crónica leve o moderada.

Asimismo, el trabajo mostró mayor dificultad para controlar la presión arterial en los individuos con enfermedad renal crónica, cuyos factores de riesgo principales serían la diabetes, la obesidad, el tabaquismo, la albuminuria, la dislipidemia, la fibrilación auricular, la insuficiencia cardiaca, la edad y el sexo masculino.

Tal y como señala la SEN, la enfermedad renal crónica es el mayor riesgo de morbimortalidad cardiovascular y de progresión a insuficiencia renal terminal en la población general y en pacientes hipertensos. Dada la importancia de la presión arterial en la evolución de la patología de riñón, se recomienza priorizar el control en estos individuos. Los autores del estudio esperan que el seguimiento de esta cohorte permita identificar los factores asociados a una mayor progresión a insuficiencia renal terminal e incidencia de episodios cardiovasculares para mejorar la prevención.