NOTICIAS DIARIAS

27 minutos de actividad física ayudan a combatir la fragilidad

27 minutos de actividad física reducen los efectos del sedentarismo en el desarrollo de la fragilidad.
Investigadores del CIBERFES afirman que 27 minutos de actividad física ayudan a combatir los efectos del sedentarismo.
GeriatríaMedicina del Deporte

27 minutos de actividad física son suficientes para contrarrestar el efecto del sedentarismo en la fragilidad. Así lo aseguran investigadores del CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES) en un estudio desarrollado en la Universidad de Castilla-La Mancha. En una nota de prensa, asegura que con 27 minutos de actividad física se compensan los daños producidos por el sedentarismo.

La investigación se ha publicado en Journal of the American Medical Directors Association. El trabajo está coordinado por Ignacio Ara, jefe del grupo GENUD Toledo. También participa Francisco José García, co-director del Estudio Toledo Envejecimiento Saludable (ETES) del Complejo Hospitalario de Toledo.

Actividad moderada-vigorosa

El estudio pretendía demostrar cómo inciden 27 minutos de actividad física en el desarrollo de fragilidad. Para ello, los investigadores analizaron datos de 749 participantes. Midieron el tiempo sedentario y la actividad física con acelerómetros. Por otro lado, emplearon la Escala de Rasgos de Fragilidad para medir la fragilidad. Esta escala evalúa 7 dimensiones de fragilidad:

  1. Balance energético y nutrición.
  2. Actividad física.
  3. Sistema nervioso.
  4. Sistema vascular.
  5. Fuerza.
  6. Resistencia al esfuerzo.
  7. Velocidad de la marcha.

Este estudio ha mostrado un efecto significativo del tiempo sedentario sobre el desarrollo de fragilidad. Asimismo, los investigadores comprobaron que la actividad física modula esta relación, contrarrestando los efectos negativos. De hecho, detectaron que con 27 minutos de actividad física al día es suficiente para combatir estos efectos.

“Tanto el movimiento como el sedentarismo influyen en la posibilidad de sufrir fragilidad en las personas mayores”, señalan los investigadores.