NOTICIAS DIARIAS

Acciones atribuidas a la corteza proceden de otra zona cerebral

Acciones atribuidas a la corteza cerebral no proceden de esta región.
El electroencefalograma es un estudio que permite observar las variaciones del potencial eléctrico de que crean las neuronas.
Ciencia y Tecnología

Un estudio realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado que un gran número de las acciones atribuidas a la corteza se producen en otra zona cerebral. Los resultados obtenidos podrían ayudar a mejorar la lectura del encefalograma y corregir interpretaciones erróneas que se obtuvieron de estudios anteriores.

Esta confusión puede estar producida por la forma curva de ciertas estructuras cerebrales, como son la corteza y el hipocampo. Esto promueve el alcance a gran distancia de los potenciales eléctricos de las neuronas y provoca que se mezclen con los de otras estructuras.

El electroencefalograma es un estudio que permite observar las variaciones del potencial eléctrico que crean las neuronas. El potencial eléctrico se produce cuando las neuronas se activan conjuntamente en la codificación y el procesamiento de información motora, cognitiva y sensorial. El registro de actividad del potencial eléctrico se obtiene a través de la superficie del cuero cabelludo. Esta zona resulta muy útil para controlar dispositivo cerebro/máquina. Algunos de estos dispositivos son unidades de comunicación de aplicación diversa o prótesis que se utilizan en rehabilitación.

Óscar Herreras, investigador del CSIC, ha explicado: “El potencial eléctrico se extiende mucho más allá del generador de corriente, en este caso, las neuronas en el interior del cerebro. Por su proximidad al cráneo, el electroencefalograma ha sido atribuido a las neuronas de la corteza, situadas en la zona cerebral más externa. Sin embargo, no existían estudios sistemáticos que confirmaran esta suposición”.

Estudio con ratones

Los investigadores han utilizado el cerebro de ratones para llevar acabo el estudio y han realizado registros del potencial eléctrico en varias zonas corticales y regiones profundas. El objetivo era localizar las poblaciones neuronales que generan los potenciales eléctricos y medir su alcance y observar las acciones atribuidas a la corteza que proceden de otras zonas cerebrales.

Herreras ha resaltado: “La aplicación de modernos algoritmos matemáticos nos ha permitido separar la actividad eléctrica generada por grupos diferentes de neuronas. También hemos podido describir cómo es y hasta dónde llega el potencial eléctrico que produce cada grupo. Así, hemos comprobado que en los registros de la corteza cerebral una parte del potencial está producido por neuronas localizadas en estructuras lejanas. Estas estructuras pueden estas ubicadas en otras áreas corticales o de otras estructuras profundas, como el hipocampo”.

Por último, Óscar Herreras ha concluido: “Nuestros hallazgos servirán para corregir las interpretaciones de un gran número de estudios anteriores. Así como para optimizar las interfaces entre el cerebro y la máquina, donde una de cuyas principales dificultades es reconocer patrones útiles en el electroencefalograma”.