NOTICIAS DIARIAS

Acebes: “La ecografía es nuestro fonendo”

Carlos Acebes en MMG.
Carlos Acebes durante los Desayunos Informativos.
Radiodiagnóstico. Medicina NuclearReumatología

La ecografía rutinaria en Reumatología puede reducir los costes y los tiempos de espera necesarios para un diagnóstico, según Carlos Acebes. El médico del Hospital General de Villalba ha participado en el último de los Desayunos Informativos de MedsBla. En ese contexto, ha hablado de la evolución de su especialidad, cuyos pacientes van más allá de la típica ancianita con reúma.

“De aquí a 10 años, cada médico va a tener un ecógrafo al lado de su mesa. Es nuestro fonendo”, ha asegurado.

De acuerdo con Acebes, una encuesta publicada en 2012 revelaba que más de la mitad de los servicios contaban con ecógrafos y reumatólogos formados. Sin embargo, no se estaban utilizando, sobre todo por una cuestión de tiempo. “La aplicación de la ecografía en el día a día requiere tiempo -ha recalcado-. Y una buena formación para que puedas aplicarla en el menor tiempo posible”. El problema es que, en la mayoría de los casos, ese tiempo es escaso.

“Hay que convencer a nuestros gerentes de que necesitamos más tiempo para aplicar ese procedimiento”, ha afirmado.

“Pensemos en un paciente que viene a la consulta con un dolor de hombro. Si tienes ecógrafo, haces la entrevista y la exploración clínica, ya tienes tu sospecha, aplicas la ecografía y confirmas el diagnóstico -ha comentado-. Incluso puedes usar la vía ecográfica para hacer una infiltración. En una consulta, resuelves el problema y le das el alta al paciente”. Si no hay ecógrafo o no hay tiempo o formación, hay que derivar al paciente a Radiología. De esta forma, la persona necesita una cita para la ecografía y otra para los resultados.

Avances en imagen

“Soy profesor de la escuela de ecografía de la SER desde hace 15 años y por nuestros cursos han pasado reumatólogos y residentes. En general la formación es bastante buena. Yo diría que es de las mejores de Europa”, ha destacado el especialista, según el cual España es pionero en la aplicación de la ecografía en la consulta de Reumatología. De hecho, en su opinión la imagen es uno de los ámbitos en los que más ha avanzado la especialidad, junto a las terapias.

“La resonancia también ha experimentado mucho desarrollo -ha explicado-. Ahora pueden hacer secuencias. Protocolos de exploración con unas determinadas características que te permiten ver unos determinados problemas que tú estás interesado en ver en un paciente”. Asimismo, los equipos han evolucionado para ser más confortables para el paciente. Por su parte, el PET ha aumentado su sensibilidad, aunque es probable que tenga aún mucho recorrido de mejora, según Acebes.

Perfil del paciente

Osteoporisis en la columna.
Hablar del paciente reumatológico es hablar de una persona de edad con dolencias reumáticas, pero también de jóvenes con patologías muy diversas. “La idea de la población general cuando hablas de la enfermedad reumática o el reúma se asocia al anciano, a la ancianita con la chepita, la osteoporosis, los achaques. Es verdad que es la patología que tiene más prevalencia y forma un porcentaje importante de lo que vemos, pero también tenemos las enfermedades autoinmunes”.

Por ejemplo, el lupus, que suele afectar a mujeres menores de 50 años. O la espondilitis, que se da en personas de 20-30 años. También la gota, común en personas de 40-50 años. “Quizás debemos pensar en pacientes mayores con patología reumática de menor complejidad, como artrosis, metabolismo óseo… Pero ojo con los pacientes jóvenes. Ahí puede haber más complejidad”, ha reconocido el reumatólogo, que ha admitido que en su campo se suelen tratar a más mujeres que hombres por razones diversas.

Receta deportiva

Más allá de las nuevas terapias, el especialista ha destacado la importancia de otro tipo de herramientas. “En la Reumatología y en la Medicina en general, yo me canso de decir que tenemos que hacer más prevención primaria y menos resonancias”, ha afirmado Acebes, para quien la receta deportiva es fundamental para mejorar la salud de sus pacientes.

“Hacer una resonancia a un paciente para que se vaya tranquilo a casa porque tiene una artrosis de rodilla y, como consecuencia de esa prueba, no hacer nada, no tiene ningún sentido. Es desperdiciar recursos -ha comentado-. Sin embargo, tiene sentido arrancarle a un paciente el compromiso de que, porque tiene un dolor de espalda, se va a apuntar a pilates y va a asistir de forma regular. No necesito una resonancia para decirle lo que le pasa”.