Luis Fernando Lira Menéndez, Cirujano Plástico. Aquí puedes leer la primera, la segunda, la tercera y la cuarta parte de esta serie de artículos. 

Se habla de mala praxis o práctica médica cuando se efectúa una dicotomía en la que se cargan las 2 cuentas al paciente, una por el médico que valoró y otra por el médico que le atendió o le operó. Pero el médico que resolvió el caso le envía al primero; que le refiere al paciente una cantidad previamente convenida (que ha sido cargada al paciente por el médico que operó). Por ejemplo:

Valoración: $1,000.00

Total, con dicotomía:

  • – Cirugía: $55,000.00
  • – Cirujano: $50,000.00

“Gratificación” $5,000.00.

  • – Sin dicotomía: $50,000.00. Solo los gastos de la operación ¡Sin gratificación!

¿Qué incluye la atención médica?

Otra forma de malas práctica son las injusticias en que se ven implicados los médicos. Muchas veces en los servicios de urgencias de los hospitales,  se llama al cirujano más rentable, el que más reparte a sus “colaboradores invisibles”; para atender los casos y es el más solicitado. ¡Para las urgencias se llama al más generoso!

De lo que se derivan muchas preguntas de esa atención médica:

¿Son necesarios tantos estudios? ¿Son necesarias realmente esas cirugías? ¿Es necesaria la extirpación de órganos o partes de ellos para justificar el acto quirúrgico?

Los hospitales brindan privilegios para pertenecer al roll de guardias de urgencias; (descuentos en gastos hospitalarios de otros pacientes o bonificación por cargos logrados a otros más, por internamientos y cirugías realizadas). Digamos, por productividad, por lo que en algunas ocasiones (seamos más positivos), se realizan tratamientos que pudieran considerarse innecesarios, inútiles e ineficaces en algunos casos. Digamos que, al parecer, son robos “justificados” habitualmente.

En otras ocasiones, el cirujano que operó o atendió realmente al paciente no fue el que lo vio inicialmente, siendo un maquillador del médico que, si da la cara con el paciente y los familiares, a veces los ayudantes son los que operan o los residentes en entrenamiento, que habitualmente lo hacen bajo la vigilancia del médico responsable, que está ahí durante dicho procedimiento.

Pero algunas veces no se efectúan las cirugías propuestas y solo se les corta la piel poniendo puntos superficiales, lo cual es aún más incorrecto e inhumano, denominándose a éstas como “cirugías fantasmas” ¡Que no se hizo! Estas situaciones, afortunadamente, cada vez se ven menos frecuentemente y se deben erradicar de la práctica médica.

Otra situación delicada de mala práctica médica es elintrusionismo entre las especialidades. Se trata de invadir un área médica para la cual no se tiene el entrenamiento oficialmente establecido y atender pacientes de esa rama. Hacen competencia desleal al disminuir los precios para atraer pacientes. Proponen paquetes sin distinción de condiciones quirúrgicas ni estado del paciente.

Todos al mismo precio, barato, independientemente lo que haya que hacer con tal de operar, aunque se carece de la habilidad y capacidad para resolver las complicaciones de su misma atención no especializada. Al carecer de la preparación correspondiente se está engañando a los pacientes, ya que las complicaciones deberán ser tratadas por el médico tratante, que carece de la preparación correspondiente cuando requeriría de un especialista adecuadamente entrenado para resolver estas tristes situaciones 1.

Usurpación de profesión

Otra de las situaciones de mala práctica médica es la usurpación de profesiones, que va muy relacionada con la situación antes descrita. Es decir, una persona dice ser algo que no es en realidad, suplantando, en el caso de la medicina, a un médico especialista de una rama de la que no tiene el entrenamiento profesional para respaldar su atención y está incapacitado para brindar servicios altamente especializados de esa rama médica. Comprende 2 hechos distintos:

  1. Que el presunto responsable se atribuya el carácter de profesionista sin tener título expedido por quien tiene facultades para hacerlo

  2. Que dicho individuo ejerza actos propios de la profesión relacionada con el título de que carece.

Concluimos que los honorarios médicos son la retribución justa de un trabajo médico realizado a un paciente, en acuerdo previamente establecido y autorizado, verbal e implícito, idealmente con firma de consentimiento debidamente informado de los beneficios y riesgos por el servicio prestado.

Así como la explicación de las opciones a esta atención propuesta, donde se desglosan los honorarios profesionales del médico tratante, su(s) ayudante(s), enfermeros, anestesiólogo y todo su equipo de trabajo (cuando así lo considere necesario), tanto por el paciente como por dos testigos cuando se les está explicando esta información al paciente.

Consideramos que se debe hacer lo que sabemos hacer bien, tener la capacidad de resolver las propias complicaciones, apoyarse con alguien que las sepa detectar y manejarlas, que esté dispuesto a ayudar en casos que se requieran. Esto será mejor cuando se lleguen a respetar las subespecialidades y evitar el intrusionismo.

Hay que tomar muchas cosas en cuenta para calcular los honorarios profesionales, hoy es un arte el ofrecer un servicio en el que el paciente pagará lo que crea justo por lo que le estamos proponiendo. Finalmente, ser honestos con los pacientes y con uno mismo para cobrar en justicia por el servicio brindado.

Si nos gusta hacer lo que hacemos, ya no es un trabajo sino un placer, por el que uno inclusive pagaría por seguirlo haciendo (excepto el desvelarse más de lo necesario), ya que siempre es un honor ayudar al prójimo.


Bibliografía:

1 Primera Sala. Quinta Época. Semanario Judicial de la Federación. Tomo LXXX, Pág. 4340. 1996/44


Luis Fernando Lira Menéndez, destacado cirujano que se formó como Cirujano General y Cirujano Plástico, Estético y Reconstructivo por el Sector Salud. Realizó una Especialidad en Acupuntura Humana en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y otra en Homotoxicología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es experto en Abdominoplastia, Cirugía Posbariátrica, Aumento Mamario, Otoplastia, Rinoplastia y Corrección de Cicatrices, Cicatrización Anormal como Queloides e Hipertóficas.

dr@medicolira.com


MedsBla no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus colaboradores.