NOTICIAS DIARIAS

Bicarbonato de sodio aumenta la probabilidad de parto vaginal

Alergología e Inmunología

El consumo de bicarbonato de sodio diluido ayudaría a agilizar el parto vaginal de las mujeres que padecen alumbramientos largos y complicados, según un estudio del departamento de Ginecología y Obstetricia del Instituto Karolinska. El descubrimiento podría ser especialmente beneficioso para evitar partos por cesárea en zonas poco desarrolladas.

El equipo, dirigido por Eva Wiberg-Itzel, observó que la sangre en torno al útero era más ácida en los partos largos. En Medicina Deportiva, el ácido láctico que afecta el rendimiento muscular suele reducirse con bicarbonato de sodio administrado por vía oral antes de la actividad física; de manera que los autores consideraron utilizar dicha sustancia para neutralizar la acidez y facilitar el parto espontáneo.

Para probar esta hipótesis, los investigadores se valieron de 200 partos distócicos, seleccionados a azar para recibir oxitocina o bicarbonato de sodio y, una hora después, oxitocina. Tal como recoge el Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine, el bicarbonato de sodio logró disminuir los niveles de lactato del líquido amniótico y aumentar el número de partos vaginales de entre el 17 y el 20% de pacientes.  

El suministro de bicarbonato de sodio es un tratamiento “simple y de bajo coste que tiene el potencial de mejorar la morbilidad materna en todo el mundo”, concluyen los autores del ensayo aleatorizado. Susan Wray, coautora del texto, ya ha adelantado en declaraciones a la BBC su intención de replicar el estudio en África Subsahariana. “En estas zonas con pocos recursos muchas mujeres mueren porque el parto se retrasa”, explica.

El bicarbonato de sodio “no necesita refrigeración, ni precisa electricidad”, argumenta Wray, “sería maravilloso que las mujeres pudieran seguir este tratamiento para evitar una cirugía que podría no estar disponible o que, de administrarse, no estaría exenta de riesgos”. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, el 99% de las muertes maternales se produce en países en vías de desarrollo, casi siempre en menores de 15 años. Las complicaciones en el parto son la principal causa.