NOTICIAS DIARIAS

CardioSlice produce tejidos que imitan al corazón

Corazón
Los tejidos creados gracias a CardioSlice imitan al corazón humano.
Ciencia y Tecnología

CardioSlice es una nueva plataforma capaz de producir tejidos que simulan cómo se comporta el corazón humano. La han creado investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) y el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMR[B]). Los resultados de su investigación se han trasladado a un artículo publicado en la revista Stem Cell Reports.

Según informa la agencia EFE, el sistema utiliza células madre pluripotentes humanas y matrices tridimensionales para fabricar tejido cardiaco. De acuerdo con los investigadores, este tejido es capaz de latir de manera autónoma. Asimismo, produce una señal eléctrica parecida a un electrocardiograma y responde a fármacos igual que lo hace un corazón humano.

“CardioSlice es como una minifábrica de tejidos que nos podría ayudar a discernir qué medicamentos pueden dañar a nuestro corazón”, señala la investigadora Elena Martínez.

Para los científicos, contar con modelos de laboratorio que permitan entender mejor la fisiología del corazón o evaluar la cardiotoxicidad de los fármacos puede ser muy útil a la hora de diseñar nuevas terapias. En ese sentido, CardioSlice permite producir tejidos que sirvan de modelo para realizar experimentos sin necesidad de utilizar animales de laboratorio.

Monitorización electrofisiológica

Los creadores de CardioSlice han diseñado una cadena en paralelo de biorreactores con los que es posible estimular, observar y estudiar in situ la electrofisiología del tejido resultante. De igual modo, se pude evaluar el impacto sobre el tejido de factores externos. Por ejemplo, fármacos que pueden provocar cardiotoxicidad.

 

“La relevancia fisiológica de los tejidos producidos por CardioSlice, junto con su naturaleza escalable y la función de monitoreo electrofisiológico en línea, hacen que nuestra tecnología se sitúe a la vanguardia de la producción de macrotejidos cardiacos humanos diseñados hasta la fecha”, señalan los autores del trabajo. En él han participado también investigadores de la Universidad de Barcelona, la Politécnica de Cataluña y el Centro de Investigación Biomédica en Red en el área temática de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN).