NOTICIAS DIARIAS

Células propias del paciente, la mejor herramienta contra el cáncer

células propias
La revista Science Immunology publica una investigación, que afirma que el uso de células propias son la mejor herramienta para luchar contra el cáncer.
Alergología e InmunologíaOncología Médica. Oncología Radioterápica

La revista Science Immunology publica una investigación, que afirma que el uso de células propias del paciente son la mejor herramienta para luchar contra el cáncer. Y es que investigadores de DTU Health Technology y la Universidad Jacobs en Bremen han demostrado el avance en la detección de un cierto tipo de células inmunes llamadas células T. Asimismo, los especialistas han asegurado que estas tienen varias implicaciones terapéuticas. Un ejemplo es la inmunoterapia contra el cáncer. Por tanto, se trata de la caracterización de estas que reconocen que las células cancerosas resultan cruciales para diseñar estrategias de tratamientos personalizadas.

Las células T son glóbulos blancos del sistema inmunitario que tiene propiedades sorprendentes. De hecho, pueden detectar células cancerosas y células infectadas por virus en el cuerpo, e incluso atacan y eliminan estas. De hecho, esta es la razón por la cual las células T constituyen una parte esencial de la respuesta inmune contra tumores y virus. En este sentido, cuando se aplica inmunoterapia, se produce una respuesta inmune contra un tumor. Por eso, las células T que combaten el tumor en la sangre del paciente se multiplican.

Por eso, para saber cómo está funcionando la inmunoterapia, los científicos y los médicos desean verificar cuántas células T específicas de tumor ha montado un paciente. Las células T específicas de tumor se identifican por su receptor de células T específico, utilizando un reactivo coloreado llamado tetrámero MHC. Al usar este reactivo, las células tumorales se hacen visibles. También se pueden contar bajo el microscopio o en una máquina de alto rendimiento llamada citómetro de flujo.

Células propias

Las proteínas MHC del reactivo tetrámero MHC son difíciles de producir, debido a la inestabilidad inherente de la proteína MHC. De hecho, el profesor de la Universidad Jacobs de Bremen, Sebastian Springer, explica que cada vez que un investigador necesitaba tetrámeros de MHC tenían que pedirle a una compañía que los fabricara y “el proceso pasó de 4 a 6 semanas”.

Por otro lado, Sine Reker Hadrup, profesora de DTU Health Technology de la Universidad de Bremen, asegura que, con la nueva invención, las moléculas de MHC se pueden cargar con péptidos al instante bajo demanda. A su juicio, la tecnología abre una gama de nuevas posibilidades para rastrear las células T relevantes para la enfermedad en los pacientes. Además, permite manipular las células T para combatir específicamente el cáncer.

Nueva compañía

Hadrup y Springer ahora han cofundado una compañía llamada Tetramer Shop. Su idea es producir y vender este innovador reactivo tetrámero MHC. La compañía ya ha visto un interés significativo en sus reactivos tetrámeros MHC, de la academia y la industria farmacéutica que trabajan en la inmunoterapia con células T, así como de varias compañías de plataformas de diagnóstico.

Finalmente, Hadrup y Springer creen que la forma estabilizada de la proteína MHC es muy prometedora dentro de un nuevo campo de terapia personalizada de células T, denominada terapia de células activadas de precisión. Y es que los pacientes poseen células T específicas de tumor, en un protocolo personalizado, se aíslan y activan antes de utilizarse como producto terapéutico.