NOTICIAS DIARIAS

Cemento óseo con antibióticos para el manejo de una prótesis infectada

Estomatología. Cirugía oral y Maxilofacial.

El estudio presenta el caso clínico de una mujer de 67 años a la que se le aplicó el cemento óseo. La paciente contaba con un diagnóstico de osteoartritis de la articulación temporomandibular derecha que había estado bajo tratamiento conservador con malos resultados. Los médicos explican que una artroscopia reveló 2 perforaciones meniscales y condromalacia severa. Se discutió la reconstrucción de la articulación temporomandibular con prótesis articulares totales y el paciente aceptó este enfoque.

Los expertos llevaron a cabo el reemplazo total de articulaciones. Durante 2 meses no hubo complicaciones, pero tras este periodo, la paciente desarrolló una hinchazón preauricular derecha, un eritema y un pequeño absceso. Los médicos practicaron una aspiración con aguja de líquido turbio para el cultivo y la prueba de sensibilidad a los antibióticos. La paciente fue ingresada en el hospital para la administración de gentamicina iv y clindamicina debido a una sospecha de infección en el sitio quirúrgico.

Los expertos detectaron Staphylococcus epidermidis, y se le administraron los antibióticos vancomicina y rifampicina. Después de 2 semanas de tratamiento, los signos de infección no disminuyeron. La paciente fue intervenida nuevamente, y se le extrajo la prótesis para su análisis. De esta manera, los médicos detectaron crecimiento de Proteus mirabilis. Incluso con un nuevo antibiótico la infección continuó, por lo que los médicos colocaron cemento óseo de metacrilato de polimetilo, impregnado con 0,5 gramos de gentamicina y 2 gramos de vancomicina, para mantener el espacio de la fosa. Según explican los médicos, en 10 días la paciente mostró mejoría.