NOTICIAS DIARIAS

Chile advierte sobre los efectos adversos de sus 20 fármacos más vendidos

Latinoamérica

Según el estudio, los chilenos consumen, sobre todo, analgésicos antipiréticos, entre los que destaca el paracetamol, seguidos de antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno, el iclofenaco, el ketorolaco y el ácido mefenámico. Según estimaciones del ISP, por cada uno de los principios activos se venden, aproximadamente, 3 millones de unidades.

Paracetamol

El trabajo ha revelado que los principales efectos adversos al paracetamol suelen ser de tipo cutáneo, generalmente pruritos o erupciones y, en menor medida gastrointestinales o neurológicas, tales como náuseas, mareos, cefaleas o vómitos.  Estas reacciones afectan a pacientes de cualquier edad, pero muestran una mayor prevalencia, del 60%, en mujeres.

“No hay que confundir que, aunque un medicamento no requiera receta para su compra este sea inocuo, pues puede resultar perjudicial en determinadas circunstancias”, resume el director del instituto, el doctor Alex Figueroa, quien recalca la importancia de que “la población esté informada de las posibles reacciones adversas que se puede derivar del uso del paracetamol”.

En este sentido, señala especialmente a aquellos que “lo utilicen sin supervisión médica, pues muchas veces las complicaciones se presentan sin un síntoma claro”. Aunque aún no se han recogido datos de 2016, el ISP señala que, entre 2014 y 2015, se recibieron más de un centenar de notificaciones por sospecha de reacciones adversas por paracetamol.

Antiinflamatorios

A nivel mundial, los antiinflamatorios no esteroidales representan la cuarta causa más frecuente de hospitalización relacionada con el uso de fármacos; de hecho, durante las mismas fechas, el Centro Nacional de Farmacovigilancia del ISP atendió 380 reacciones que involucraban pacientes de entre 2 meses y 89 años de edad, de los que el 63% eran mujeres.

Las úlceras gastrointestinales son la reacción adversa más usual, aunque algunas pueden llegar a derivar en perforaciones, “poniendo en riesgo la vida del paciente”, advierten. Generalmente pueden producirse erupciones cutáneas, náuseas, vómitos, dificultad para respirar y hasta reacciones anafilácticas, que pueden ser fatales.

Por todo ello, la autoridad sanitaria recomienda no usar antiinflamatorios no esteroideos sin control o vigilancia médica y, de hacerlo, no superar un periodo máximo de 4 días “procurando siempre estar bien hidratado durante el tratamiento”, matizan.