NOTICIAS DIARIAS

Combaten el cáncer de próstata con un virus modificado

Modifican un virus genéticamente para combatir el cáncer de próstata
Los investigadores han resaltado que para que la terapia surta efecto es necesario inyectar el virus directamente en las células tumorales.
Latinoamérica

El Instituto del Cáncer del Estado de São Paulo (ICESP) ha modificado un virus genéticamente para combatir el cáncer de próstata. Los científicos realizaron experimentos con ratones con este tipo de cáncer, a los que les inyectaron los microbios ya modificados. Los resultados concluyeron que el virus modificado genéticamente destruye las células tumorales. Además de destruirlas, también las vuelve más sensibles ante el tratamiento de quimioterapia, lo que permite eliminar los tumores completamente.

Eric Strauss, investigador del estudio, ha explicado: “Empleamos en los ratones una combinación de terapia genética y quimioterapia. Durante ese tiempo, se desarrollaron todos los vectores virales que utilizamos. Se trata de una tecnología totalmente brasileña”. Para conseguir estos resultados utilizaron el gen p53, que controla aspectos fundamentales de la muerte celular. Durante el experimento, insertaron este gen en el código genético de un virus y lo inyectaron en los roedores.

Investigación del cáncer de próstata

Strauss ha asegurado: “En primer lugar, implantamos células de cáncer de próstata humano y esperamos que los tumores crecieran. Cuando esto sucedió, inyectamos el virus directamente en la masa de los tumores, procedimiento que repetimos varias veces. En 2 de esas oportunidades, aplicamos también la droga cabazitaxel, utilizada comúnmente en quimioterapia, por vía sistémica. Posteriormente, observamos a los ratones para verificar si se concretaba o no el desarrollo de los tumores”.

Los investigadores han resaltado que para que la terapia surta efecto es necesario inyectar el virus directamente en las células tumorales. También ha recordado que los tumores pueden controlarse utilizando solo las drogas de quimioterapia. Sin embargo, las dosis necesarias son sumamente elevadas, lo que puede provocar daños colaterales.

La utilización del gen p53 para destruir las células tumores de cáncer de próstata no asegura que sea efectiva para todos los tipos de células cancerosas. Además, la combinación de p53 con cabazitaxel no es suficiente para activar el sistema inmunológico. Por ello, los científicos utilizaron el gen de interferón beta, que es una proteína que favorece el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Por último, Eric Straus, ha asegurado: “Tanto el p53 como el interferón beta pueden inducir la muerte de las células tumorales. Su unión hace que la muerte de las células alerte al sistema inmunológico; es la muerte inmunogénica. Nuestro objetivo ahora consiste en mejorar estos abordajes. Estamos realizando pruebas para determinar si cabe avanzar hacia la fase de ensayos clínicos con pacientes humanos”.