NOTICIAS DIARIAS

¿Cómo afectan los festivales de música a la salud?

Luz estroboscópica en concierto
La luz estroboscópica suele usarse en festivales de música electrónica.
Medicina del TrabajoMedicina Preventiva y Salud PúblicaNeurología. NeurocirugíaPsiquiatría

Los festivales de música no son solo para el verano; pero lo cierto es que el buen tiempo hace proliferar este tipo de eventos. Precisamente, el calor de esta época en el hemisferio norte constituye uno de los factores de riesgo para la salud a los que se enfrentan sus asistentes. De hecho, lipotimias, deshidratación o quemaduras solares son algunas de las urgencias más habituales que suelen atenderse, pero no las únicas.

Un grupo de investigadores del Centro Médico Universitario VU de Ámsterdam (Países Bajos) ha estudiado la relación de los festivales de música electrónica con la epilepsia. Como cuenta la agencia SINC, el caso de un joven que sufrió su primer ataque epiléptico durante uno de estos eventos fue el germen del estudio, publicado en BMJ Open. El equipo liderado por Nèwel Salet analizó las asistencias médicas realizadas durante 28 festivales de música electrónica en 2015.

En total, se prestaron 2776 asistencias a los 400 343 asistentes. Se registraron 39 casos de crisis epiléptica, de los cuales 30 tuvieron lugar durante actuaciones nocturnas. Esto supone que el riesgo de sufrir un ataque era 3,5 veces mayor durante la noche; un momento del día donde, precisamente, es más intensa la luz estroboscópica, iluminación típica de conciertos de música electrónica relacionada con un aumento del riesgo de crisis epilépticas en personas susceptibles con anterioridad.

También se ha asociado a un riesgo de crisis epilépticas el éxtasis, una sustancia consumida con frecuencia en este tipo de festivales. Sobre todo, por la noche. De hecho, se calcula que un cuarto de los asistentes a conciertos nocturnos consume esta droga frente a la décima parte de los asistentes a conciertos diurnos. Aun así, la mayoría de las personas estudiadas que sufrieron ataques no había consumido éxtasis.

Festivales de música y drogas

Además del éxtasis, en los festivales de música suelen consumirse otras sustancias psicoactivas, tanto por parte del público como del personal. De acuerdo con el estudio Adictions, de 2017, los trabajadores del sector del espectáculo representan el 17% de los consumidores de droga en España; en Francia, el porcentaje es del 22% y en Holanda del 16%. Otro estudio, esta vez publicado en International Journal of Mental Health Nursing hace apenas un mes, constata un aumento del consumo de estas sustancias entre los montadores de espectáculos y festivales españoles.

Isabel Almodóvar, investigadora de CEU UCH.
 

Isabel Almodóvar, coordinadora del Grado de Enfermería de la Universidad Cardenal Herrera (CEU UCH) en Castellón, ha investigado a 284 empleados de montaje de escenarios para espectáculos, festivales y eventos en España; su edad media era de 30 años. Más de un tercio son consumidores habituales de sustancias adictivas, como alcohol (36,6%), cannabis (35,2%) y cocaína (1,8%).

“Las mujeres consumen alcohol con más frecuencia que los hombres; que el consumo de cocaína resulta más frecuente entre los hombres”, apuntó la investigadora en una nota.

De media, los participantes consumían 52,8 gramos de alcohol al día (frente a los 40 que como máximo considera responsable la OMS para los hombres o 20 para las mujeres). Además, el 74% había consumido cannabis en el último mes y el 28% cocaína, frente 6,6% y 1% de media nacional que recogía el Ministerio de Sanidad en 2015. “La percepción del riesgo del consumo es baja para más del 60% de los participantes”, destacó.

“Solo 15 trabajadores refirieron no haber consumido alguna de las 3 sustancias en los últimos 3 meses”, añadió.

Según Almodóvar, las condiciones de trabajo del sector están relacionadas con la adicción a las drogas de sus trabajadores. Estas incluyen jornadas interminables y turnos nocturnos. “Su percepción sobre sus condiciones de trabajo es un 30% más negativa que la de la media en España. En estas circunstancias su propensión al consumo de alcohol, cannabis y cocaína aumenta”, subrayó.