NOTICIAS DIARIAS

Cómo evitar lesiones medulares por zambullidas

Las volteretas en las zambullidas suponen un riesgo.
SERMEF no recomienda tirarse al agua dando volteretas.
Medicina Física y RehabilitaciónNeurología. Neurocirugía

En verano, son más comunes las lesiones medulares por zambullidas imprudentes. Para evitarlas, la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para extremar la precaución. Conocer cuál es la profundidad del lugar donde se realiza el baño y no tirarse de cabeza son las recomendaciones básicas de los expertos.

“Cuando el agua está turbia y no se ve el fondo, puede haber una rama o una roca oculta”, destacan.

En un comunicado, la sociedad advierte de los riesgos de lesiones medulares por zambullidas imprudentes en piscinas, ríos, lagos o el mar. En ese sentido, los rehabilitadores insisten en la necesidad de asegurarse antes de zambullirse de la profundidad del agua, que puede cambiar por las olas o las corrientes.

Cómo no zambullirse

Para evitar lesiones medulares por zambullidas, SERMEF recomienda entrar en el agua de forma cuidadosa y tranquila. Por lo tanto, no es aconsejable tirarse de cabeza al agua. Si, a pesar de la recomendación, se hace, es fundamental tomar precauciones. Las manos deben ir por delante y la cabeza entre los brazos extendidos, en prolongación del cuerpo. De esta forma, si se produce un impacto, no será contra la cabeza o el cuello. Los rehabilitadores tampoco recomiendan tirarse de pie “estilo palillo” o dando volteretas.

En caso de accidente, aconsejan:

  1. Sacar a la persona del agua y ponerla en una superficie rígida. Es importante mover el cuerpo en bloque para que no haya lesiones cervicales. Tampoco conviene mover la columna.
  2. Comprobar que pueda respirar. En caso negativo, liberar la vía aérea.
  3. Llamar a Emergencias y esperar a que lo trasladen. El traslado en un vehículo particular puede empeorar la lesión, en caso de que exista.