NOTICIAS DIARIAS

Consejos para conservar los medicamentos en verano

Consejos para conservar los medicamentos en verano
La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegura que es necesario prestar atención al modo de conservación de los fármacos.
Medicina Preventiva y Salud Pública

Durante el verano, conservar los medicamentos para que mantengan sus características de eficacia, seguridad y calidad puede resultar difícil. Para mantener estas condiciones es necesario establecer el tiempo y las medidas de conservación a partir de los resultados de estabilidad. Estos datos se obtienen de los ensayos a los que se somete a los fármacos antes de ser comercializados.

La conservación de los medicamentos es muy importante, ya que mantenerlos en condiciones inadecuadas puede provocar su malestar. Además, es probable que pierdan sus efectos o sean perjudiciales para salud de las personas que los ingieren.

Consejos para conservar los medicamentos

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegura que es necesario prestar atención al modo de conservación de los fármacos. Por este motivo, ha elaborado una guía con 5 medidas para guardar adecuadamente los medicamentos en caso de ola de calor. Conservar los medicamentos en verano no siempre es fácil, por eso es conveniente seguir los consejos que recomienda AEMPS, que son:

  1. Leer el prospecto del fármaco, ya que además de ser útil para conocer lo que se ingiere, suele contener instrucciones de conservación.
  2. La temperatura ideal para conservar los fármacos correctamente es entre 2 y 8 ºC, por lo tanto, es conveniente mantenerlos en la nevera.
  3. Algunos fármacos deben mantenerse a menos de 30 o 25 ºC en sitio secos y frescos, pero no en la nevera. Ni siquiera cuando la temperatura supere los 40 ºC, ya que este tipo de circunstancias se dan de manera puntual en España y no suelen ser constantes durante todo el día.
  4. Tampoco se debe guardar nunca los fármacos en sitios que permanecen a pleno sol y, por lo tanto, puede alcanzar temperaturas muy elevadas. Algunos de estos lugares son el maletero o diversas zonas del coche, donde no nunca se debe conservar los medicamentos.
  5. En cuanto a las cremas, supositorios u óvulos resultan mucho más sensibles al calor. Por ello, si una vez abierto el envase el producto ha cambiado de color o aspecto, no deben utilizarse, ya que se encuentran en malas condiciones y podría ser perjudicial para la salud.