NOTICIAS DIARIAS

Consumir alcohol en el embarazo deriva en niños hiperactivos

Consumir alcohol durante el embarazo puede provocar serios problemas para el feto
Hay fármacos que pueden controlar este problema y se debe aplicar desde los 6 o 7 años de edad.
Latinoamérica

Consumir alcohol durante el embarazo puede provocar serios problemas para el feto, como niños hiperactivos. Otras consecuencias son problemas de atención y dificultades para controlar los impulsos que serán más evidentes en el periodo escolar. Estos son algunos de los problemas que puede derivarse y en los que Carlos Ordoñez, jefe del Departamento de Adicciones del Hospital Hermilio Valdizán del Ministerio de Salud de Perú, aconseja poner atención.

Las características más comunes que presentan los hijos de gestantes que consumen alcohol están relacionadas con el comportamiento del menor. Algunos ejemplos son que tienen problemas de carácter social, déficit de memoria, son muy inquietos, están en constante movimiento y son muy distraídos. Por lo tanto, estos rasgos supondrán ciertas limitaciones para el niño en su día a día.

Además, en muchas ocasiones, el personal docente e, incluso, su propia familia estigmatizan a los niños hiperactivos, según explican los profesionales. Esto se debe a que en muchas ocasiones imponen medidas correctivas o disciplinarias, lo que supone un error. En estos casos, es preferible acudir a un especialista con el fin de encontrar la solución más adecuada.

En relación a este hecho, Ordoñez ha resaltado: “En consulta se logra identificar el origen del trastorno de hiperactividad a través de una evaluación del niño y de los padres. Hay fármacos que pueden controlar, generalmente, este problema y se debe aplicar desde los 6 o 7 años de edad. Con apoyo psicológico e intervención a nivel de sector educativo, dando así las pautas al profesor”.

Síndrome alcohólico fetal

El síndrome alcohólico fetal consiste en el nacimiento de un feto con problemas morfológicos, como microcefalia. Este síndrome se produce cuando la madre ha consumido elevadas cantidades de alcohol durante la gestación.

Por último, Ordoñez ha expresado: “De cada 1000 nacimientos, menos del 1% puede tener este problema, que es el más severo. Estas adicciones en la madre pueden ser trasmitidas a sus hijos, ya que se ha identificado un gen que tiene que ver con una inclinación hacia la adicción en el feto. En este caso son aquellos cuando la madre es adicta al alcohol o a otras sustancias”.