NOTICIAS DIARIAS

Correr es la mejor terapia para frenar la obesidad

frenar la obesidad
Correr es la mejor terapia para frenar la obesidad, sobre todo, en aquellas personas propensas a engordar como consecuencia de su genética.
Endocrinología y NutriciónMedicina del Deporte

Correr es la mejor terapia para frenar la obesidad, sobre todo, en aquellas personas propensas a engordar como consecuencia de su genética. Esto es, al menos, lo que los investigadores de la Universidad de Taiwan deducen. En este sentido, los resultados de su investigación aparecen publicados en la revista Plos Genetics y recogidos por la agencia EFE. De hecho, el estudio está realizado sobre una muestra de 18 424 personas de entre 30 y 70 años en China.

Wan-Yu, líder de la investigación, señala que han identificado los tipos de ejercicio que son especialmente efectivos para combatir los efectos genéticos que contribuyen a la obesidad. A su juicio, esta enfermedad es difícil de controlar. “Es el resultado de las interacciones entre la genética y el estilo de vida de una persona”. Asimismo, los médicos, a menudo, recomiendan el ejercicio, pero añaden que “no está claro cuales son los mejores para frenar el aumento de peso en individuos cuya genética los hace más propensos a la obesidad.

Medidas para frenar la obesidad

Los científicos analizaron 5 medidas relacionadas con la obesidad: el índice de masa corporal, el porcentaje de grasa corporal, la medida de la cintura, la de la cadera y la proporción cintura-cadera. En ellas, encontraron que trotar con regularidad era el mejor tipo de ejercicio para controlar la obesidad, de acuerdo con estas 5 medidas. Además, comprobaron que el montañismo, caminar, caminar con intensidad, ciertos tipos de baile y largas prácticas de yoga también pueden frenar la obesidad.

Según el trabajo y de manera sorprendente, el ciclismo, los ejercicios de estiramiento o la natación no contrarrestaron los efectos genéticos sobre ninguna de estas medidas relacionadas con la obesidad. En general, el estudio sugiere que cuando se trata de obesidad, la genética no es donde únicamente hay que mirar, y que sus efectos pueden verse disminuidos con varios tipos de ejercicio regular.

Finalmente, los autores apuntan a que los beneficios del ejercicio físico son más impactantes en aquellos sujetos que están más predispuestos a la obesidad. No obstante, investigaciones previas demuestran que la actividad física reduce los efectos genéticos de la obesidad. No obstante, estos estudios se habían centrado solo en el índice de masa corporal. Por eso, este nuevo trabajo considera otras 4 medidas de obesidad que están más relacionadas con los problemas metabólicos.