NOTICIAS DIARIAS

Crean la primera unidad de terapias celulares avanzadas

Células CAR-T atacan células cancerosas.
Las células CAR-T se generan a partir de linfocitos del propio paciente.
Alergología e InmunologíaHematología y HemoterapiaOncología Médica. Oncología Radioterápica

La primera unidad de terapias celulares avanzadas de España se ha creado en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. El centro ha inaugurado esta semana el nuevo espacio, donde se calcula que cada año unas 200 personas con cáncer recibirán tratamiento con células CAR-T. Esta terapia utiliza linfocitos del propio paciente para combatir la enfermedad, tal y como recoge la agencia EFE.

La nueva Unidad de Terapias Celulares Avanzadas del Vall d’Hebron cuenta con una docena de habitaciones individuales situadas en la sexta planta del centro. Según el jefe de Hematología, Francesc Bosch, es una unidad “única” en la que los profesionales se dedican en exclusiva a tratar con terapias celulares a pacientes con cáncer hematológico. Por ejemplo, leucemia linfoblástica aguda o linfomas agresivos.

“Tiene las condiciones de una semi unidad de cuidados intensivos, con las habitaciones con una presión del aire positiva, para evitar infecciones”, explicó el especialista.

La Fundación Vila Casas ha aportado un millón de euros para la creación de esta unidad de terapias celulares avanzadas. Su presidente, Antonio Vila Casas, recibe tratamiento por un linfoma desde hace más de 15 años en el hospital catalán. En la inauguración, aprovechó para dar las gracias a los profesionales del centro, a la que acude cada 3 meses para someterse a revisiones.

Terapias celulares

El Hospital Vall d’Hebron es el único centro autorizado en España para tratar a niños y adultos con células CAR-T. Este tipo de tratamiento se basa en la extracción de linfocitos T del propio paciente mediante linfoaféresis. Después, estas células se envían al laboratorio para introducir el receptor de antígeno quimérico T a través terapia génica. Este está diseñado para dirigirse solo a las células tumorales.

“Lo que hacemos es coger células del sistema inmunitario del paciente para fortalecerlas y dirigirlas selectivamente contra los tumores. Es un fármaco vivo”, comentó el jefe de servicio.

Este tipo de terapia puede tener efectos secundarios que necesitan de atención urgente. Por eso, los pacientes permanecen bajo vigilancia durante 15 días. Se estima que entre un 30 y un 40% de los pacientes que no contaban con alternativa pueden beneficiarse de este tratamiento. La idea es probar en fases más iniciales para evitar la toxicidad de otras terapias. Los hematólogos trabajarán en esta nueva unidad de terapias celulares avanzadas de la mano de inmunólogos, intensivistas, neurólogos e infectólogos, entre otros profesionales.