NOTICIAS DIARIAS

Crean un implante ortopédico antibiótico para evitar la infección posquirúrgica

Traumatología y Cirugía Ortopédica

“Los implantes para articulaciones artificiales tienden a ser un caldo de cultivo para las bacterias, que a menudo acaban desarrollándose en biopelículas que requieren nuevas cirugías” explica Alyssa G. Ashbaugh, autora principal del paper que publica Proceedings of the National Academy of Sciences.

Estas infecciones son “extremadamente difíciles de tratar y constituyen la principal complicación asociada al uso de prótesis médicas”, asegura la experta; sin embargo, “hasta la fecha no ha habido ninguna solución clínica eficaz que combine la eficacia antibacteriana y una buena osteointegración”.

Por su parte, el coautor del estudio, Lloyd S. Miller, profesor de Dermatología y Cirugía Ortopédica en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, corrobora la alta prevalencia de este tipo de patologías y recuerda su coste asociado.

Cada año, en Estados Unidos, unos 20.000 pacientes sometidos a reemplazo de cadera o rodilla -un 2% del total en el país según cifras de la universidad– sufren “inflamación, enrojecimiento y en algunos casos infecciones crónicas que pueden durar meses y dan lugar a pérdida de masa ósea, que conduce a su vez al aflojamiento del implante”, ejemplifica el experto.

Aunque estos casos se tratan con antibióticos intravenosos o mediante cementos y polvos, muchas veces resultan en la retirada inevitable de la prótesis;  todo ello “acaba generando un coste por paciente que, a menudo, excede los 100.000 dólares (90.105 euros)”, dice Miller.

En este contexto, los investigadores trabajaron para desarrollar un revestimiento de nanofibras capaz de llevar a cabo una entrega “local, controlada e independiente de 2 o más antibióticos que proporcionasen una actividad antimicrobiana óptima”, especifica Ashbaugh.

El resultado es un compuesto a base de nanofibras de ácido poli (láctico-glicólico) o PLGA en una matriz de policaprolactona (PCL); ambos polímeros ampliamente utilizados en Medicina. El tiempo de liberación de los antibióticos depende entonces de la proporción de cada polímero y de la cantidad de droga de la que se impregna cada uno.

Este prototipo de implante ortopédico ya ha sido ensayado en modelos de ratón ofreciendo muy buenos resultados, ya que “se logró prevenir la infección en el hueso y los tejidos articulares en las rodillas de los roedores; se consiguió una osteointegración mejorada y se comprobó que el implante era biocompatible”, sentencia la autora.

Por todo ello, afirma, “la tecnología se podría utilizar para adaptar el suministro de agentes antimicrobianos desde varios dispositivos implantables; desde tornillos y prótesis metálicas hasta, en un futuro, dispositivos de otro tipo como pueden ser marcapasos o stents”, concluye.