NOTICIAS DIARIAS

Datos médicos sanitarios, ¿para qué los necesitas?

Utilidad de datos médicos sanitarios.
La transformación digital tiene un protagonista: los datos médicos sanitarios.
Ciencia y Tecnología

Últimamente habrás oído hablar mucho de los datos médicos sanitarios, pero en realidad no tienes clara su aplicación efectiva en el ejercicio de tu profesión. ¿Va a cambiarte la existencia como médico? ¿Va a facilitarte tus rutinas en consulta? ¿Te encontrarás con ellos cada mañana? Que la transformación digital en el sector salud está ahí fuera es algo que no puedes obviar; es más, no debes.

Tal y como señala la start-up tecnológica MMG, el mundo empresarial está repleto de datos cuya gestión por el ser humano es complicada. Los sistemas de inteligencia artificial son capaces de procesar datos estructurados (cuantitativos), pero ¿qué pasa con la información textual? La información textual supone un activo muy importante de negocio y constituye los datos no estructurados, es decir, el conocimiento.

¿Qué es un dato y para qué sirve?

Según Davenport y Prusak (1999), un dato es un conjunto discreto de factores objetivos sobre un hecho real. Aplicado a un contexto empresarial, el dato se define como un conjunto de transacciones. Por sí mismos, los datos tienen poca o ninguna relevancia o propósito y no explican el por qué de las cosas.

HTML tutorial

La información es un mensaje en que participan emisor y receptor. La información es lo suficientemente poderosa como para cambiar el modo en que el receptor percibe el mensaje. Además, es capaz de impactar sobre sus comportamientos y juicios de valor. La información usa datos relevantes y útiles para establecer el canal de comunicación.

Hablar de conocimiento, implica combinar información, valores, experiencia y “saber hacer”. Este último aspecto es vital para la acción y sirve para incorporar nuevas experiencias e información. El punto de partida de este conocimiento está en la mente de sus conocedores.

“El conocimiento son hechos o información adquiridos por una persona a través de la experiencia o la educación, la compresión teórica o práctica de un asunto referente a la realidad”.

La transformación digital de la salud

Si se centran los datos en el sector médico, se haría referencia a un conjunto de valores medibles o no que pueden atribuirse a una entidad concreta. Estos datos médicos sanitarios pueden, además, ser objetivos o subjetivos. Si se toma en consideración, por ejemplo, la altura del paciente, su ritmo circadiano o su peso se estaría ante datos objetivos. El estado anímico, el aspecto físico o las emociones del paciente situarían a los datos en un plano de subjetividad.

El uso que se haga de todos esos datos de salud acorde a un propósito constituye la información, que se representa en forma de mensaje. Por último, entra en juego el profesional de la Medicina, que es quién interpretará esa información con un objetivo.

El Big Data consiste en extraer y gestionar gran cantidad de datos que se usarán después de manera inteligente. Está en todas partes, pero en el caso concreto del sector salud, su objetivo final es mejorar los procesos de gestión y el diagnóstico. Historiales de pacientes, documentos, informes, cuadrantes de personal sanitario, uso y stock de medicamentos… Los datos relacionan al paciente con el sistema sanitario en todas sus especialidades y en los diferentes circuitos hospitalarios.

HTML tutorial

Los datos médicos sanitarios importan al paciente, al gestor, al médico y al resto de personal sanitario. Sin darse ni cuenta, las personas se encuentran sumergidas en un mar de datos. Pero ¿para qué es útil esta información? Saber qué hacer con los datos médicos sanitarios de forma inteligente puede ayudarte para dirigir las terapias al paciente de un modo preciso. La medicina personalizada y preventiva han visto en el Big Data un potente aliado capaz de mejorar la investigación clínica.

Una vez que has visto la importancia de los datos médicos sanitarios, conviene darse cuenta de cuáles son relevantes para el paciente. Los datos se almacenan en la historia clínica de forma cronológica. Esta colección de datos, subjetivos y objetivos, ofrecen una información que permite extraer conocimiento de gran importancia para el diagnóstico. Los datos médicos sanitarios se recogen desde el área especializada de cada hospital, desde el área de Atención Primaria de los centros de salud y desde multitud de dispositivos wearables.

“En Salud, hay que tener en cuenta que lo más importante es el paciente. Él debe ser el centro del Sistema”.

El camino hacia el futuro

Con una correcta interpretación de los datos médicos sanitarios, los médicos podrán:

  1. Mejorar los tratamientos.
  2. Prevenir enfermedades y evitar muertes.
  3. Mejorar la calidad de vida de los pacientes.
  4. Personalizar los medicamentos.
  5. Aprovecharse de análisis automatizados que apoyen sus diagnósticos.
  6. Analizar la población mediante patrones ya establecidos.

Por su parte, los gestores serán testigos de la:

  1. Reducción de los costes.
  2. Optimización de los recursos de un modo más eficaz.
  3. Prevención y detección del fraude.
  4. Gestión de la población.
  5. Mejora del rendimiento paralelo a la calidad de la atención.
  6. Agilizar los flujos de trabajo interhospitalarios.
  7. Mejorar las interacciones con los proveedores, empleados y clientes.

Como no todo es un camino de rosas, el Big Data necesita solventar unos desafíos para sintonizar con el sector salud. El primero de todos es un cambio en la mentalidad de los agentes implicados que haga ver la necesidad de compartir la información. El segundo reto es abaratar el almacenamiento y estudiar cómo hacerlos accesibles.

Un nuevo concepto, el gobierno del dato, se alza para intentar administrar el dato de forma eficiente teniendo en cuenta las implicaciones éticas. Su principal objetivo: saber quién accede a los datos médicos sanitarios, cuáles se utilizan y para qué. Las preguntas entorno al Big Data están encima de la mesa: ¿de dónde salen? ¿son de calidad? ¿tiene todo el mundo que accede a ellos la misma visión? Para conocer las respuestas, el sector salud tendrá que seguir navegando en un mar de datos.