NOTICIAS DIARIAS

Desarrollan un tipo de quimiorradioterapia menos tóxica

Desarrollan una quimiorradioterapia menos tóxica para tratar a pacientes con cáncer de cabeza y cuello.
Investigadores estadounidenses desarrollan una quimiorradioterapia menos tóxica para tratar a pacientes con cáncer de cabeza y cuello.
Oncología Médica. Oncología RadioterápicaOtorrinolaringología

Un equipo de investigadores ha desarrollado una quimiorradioterapia menos tóxica para tratar el cáncer de cabeza y cuello. El estudio, publicado en Journal of Controlled Release, está liderado por la Universidad de Purdue y la Escuela de Medicina de Indiana (Estados Unidos). Tal y como recoge EurekAlert, la quimiorradioterapia es uno de los mejores tratamientos para este tipo de tumores, pero también uno de los más agresivos.

Los investigadores estadounidenses han creado una nueva formulación de quimiorradioterapia menos tóxica. Según prevén, debería ser aun más efectiva que la disponible hasta ahora. Los investigadores aseguran en EurekAlert que no debe producir efectos secundarios porque todas sus toxinas permanecen dentro de los tumores y no se filtran en el torrente sanguíneo.

Cada año, 63 000 estadounidenses son diagnosticados con cáncer de cabeza y cuello, señala EurekAlert. Los resultados de esta nueva formulación en experimentos de cultivo de células cancerosas han sido positivos. El próximo paso es probar esta formulación en perros que tengan cáncer de cabeza y cuello, indica EurekAlert.

Aplicación en tumores sólidos

Uno de los investigadores, You-Yeon Won, ha señalado: “Todas las formulaciones comerciales anteriores no están optimizadas para liberarse directamente en el tumor”. El profesor de Ingeniería Química en la Universidad de Purdue asegura que su formulación tiene más control. Además, asegura que podría utilizarse en cualquier tumor sólido, como los de mama, próstata, pulmón o hígado.

Esta quimiorradioterapia puede ser administrada a través de una aguja larga. Se trata, según detalla EurekAlert, de una cápsula que contiene quimioterapia y nanopartículas. Cuando se inyecta en el cuerpo, se aplican rayos X para activar las nanopartículas. De esta forma, producen luz ultravioleta y rompen la cápsula para liberar la quimioterapia. La principal ventaja, según los investigadores, es que el medicamento permanece en el tumor al menos un mes. Además, su concentración fuera del tumor se mantiene muy por debajo del umbral tóxico, por lo que no dañan otras células.