NOTICIAS DIARIAS

Desarrollan una vacuna contra el hipertiroidismo en China

vacuna contra el hipertiroidismo
La vacuna contra el hipertiroidismo ha sido probada con éxito en simios.
Alergología e InmunologíaEndocrinología y Nutrición

Investigadores afiliados a la Universidad de Jiaotong de Xi’an avanzan en el desarrollo de una vacuna contra el hipertiroidismo. Hasta el momento, ha sido probada con éxito en el mono Rhesus, que ya había sido modificado genéticamente. Para los científicos esta puede ser una base sólida para la investigación de las vacunas contra el hipertiroidismo y para su prevención.

Después de 4 años de investigación, los investigadores del primer hospital afiliado a esta universidad, lograron reproducir el hipertiroidismo en el mono Rhesus. El simio mostró síntomas similares a los humanos. Los investigadores encontraron que la aplicación de vacunas en esta especie de monos recién nacidos puede reducir la incidencia del hipertiroidismo.

Efecto de la vacuna contra el hipertiroidismo

A través de un experimento comparativo probaron que las vacunas pueden evitar que los primates desarrollen hipertiroidismo. El índice de prevención es superior al 90%. Los beneficios deberían ser extrapolables a los humanos, pues las respuestas inmunes de ambos son similares. A pesar de esto, los estudios clínicos en humanos todavía no están previstos.

La revista Journal of Endocrinology señala que el hipertiroidismo está catalogada como enfermedad autoinmune. Su incidencia en la población es del 1%, mostrando un agravante en mujeres del 1,9%. La exploración de nuevos métodos de prevención y tratamiento de hipertiroidismo, especialmente en el desarrollo de vacunas, siempre ha sido un importante proyecto dentro del campo de la Endocrinología.

Sintomatología del hipertiroidismo

Esta patología tiene una amplia variedad de síntomas fácilmente confundibles con otras dolencias. Nerviosismo, cambios de humor, fatiga, problemas para dormir, es lo más común y leve del hipertiroidismo. Sin embargo, en estadios avanzados puede producir latidos del corazón irregulares, pérdida de peso o bocio, que es un agrandamiento de la glándula provocando un hinchamiento del cuello.