Cáncer, Ricardo Cubedo

El cáncer se ha convertido en una realidad cotidiana en España, donde cada vez más gente vive con la enfermedad. Algo que se debe a los avances en el tratamiento. Lo ha confirmado Ricardo Cubedo, oncólogo del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), durante los Desayunos Informativos de MedsBla. Allí ha hablado de la situación de la ciencia, la relación del médico con la tecnología y la desinformación mediática, entre otros asuntos.

“Hay mucha más gente circulando por la calle con cáncer. No porque haya más, sino porque los que lo tienen viven más tiempo. Entonces la prevalencia es mucho mayor”, ha afirmado el especialista.

“Que una persona con cáncer de mama, de los de morirse, no de los de que te operan y te curas, dure 10-15 años, es una cosa relativamente normal. Lo mismo con el cáncer de colon, brutal con el cáncer de pulmón, espectacular con el melanoma… Está mucha más gente circulando”, ha añadido Cubedo. Muchas de las campañas de prevención que se están realizando en los últimos años, reconoce, están teniendo un impacto positivo en la detección y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

Esas campañas han puesto el foco mediático sobre el cáncer de piel, el de colon o el de mama. Otros tumores más minoritarios se quedan en segundo plano. “Los pacientes de sarcomas y otros tumores raros se quejan mucho de la poca atención que recaban. Tampoco puede ser de otra manera. Tú puedes prestar a los tumores raros en general. Pero el que tiene un astrocitoma anaplásico no quiere que hables de los tumores raros. Quiere que hables del astrocitoma anaplásico que tiene él, y es imposible”.

La importancia del asesor médico

El espacio y el tiempo, limitados en los medios, condicionan el tratamiento de los temas médicos, ha admitido el oncólogo. En su opinión, internet es “el sitio para la atención a esta gente”. Un lugar plagado de información no siempre fiable. La figura del asesor médico, ha dicho, ayudaría a evitar la difusión de datos incorrectos o inciertos. El problema es que esa figura escasea. “Si fuera un puesto que, por un lado, estuviera bien pagado y, por otro, estuviera respetado en los círculos médicos, yo creo que sería otra cosa”.

“El primer paso sería que las empresas se tomaran en serio el tener departamentos estables de información médico-científica. Que fueran siempre las mismas personas y que tuvieran un poquito de presupuesto”, ha apuntado Cubedo, en cuya opinión el estigma asociado al cáncer se ha diluido con el tiempo. Hasta el punto de que, en ocasiones, hay pacientes que dan a la enfermedad menos importancia de la que tiene; sobre todo, en casos de cáncer de mama.

 “Se ha transmitido tanto la idea de que se cura todo el mundo y de que hemos avanzado tanto que a veces tienes que sentar a la gente y decirle que es un cáncer y no es una broma”, ha destacado el oncólogo.

De acuerdo con Cubedo, no hay que olvidar que el cáncer es una entidad que puede cambiar de manera considerable la biografía de una persona. “Un paciente con 42 años con metástasis ósea, con un cáncer incurable, a lo mejor antes se moría en 3 años y ahora dura 15, pero 42 más 15 siguen siendo menos de 65 años. Es un cambio de biografía importante”, ha comentado el especialista. Según él, las oportunidades de sobrevivir a determinados tipos de cáncer, como el sarcoma -una de sus especialidades-, varía en función de la comunidad autónoma en la que se reciba la atención.

Probabilidades de vivir

“Seguramente hay gente que se muere por sarcoma en un sitio que no se moriría en otro”, afirma el médico del Hospital Puerta de Hierro. Para Cubedo, se trata de un “problema administrativo” que se solventaría si las competencias sobre salud fueran nacionales. “Si ahora las competencias de la Organización Nacional de Trasplantes las pasases a las comunidades autónomas y Andalucía hiciese sus trasplantes y País Vasco los suyos, se había acabado el puesto número uno de España en trasplantes. Hay cosas que funcionan mejor a nivel estatal y la Medicina funciona mejor a nivel estatal”.

En estos momentos, Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla son “los polos de sarcoma” más relevantes a nivel nacional. Sin embargo, de acuerdo con el oncólogo, al final la calidad de la atención al cáncer en España “depende mucho de las personas” y de la labor de determinados sujetos. “Una cosa en la que sí estamos muy por detrás de otros países es que en España no creamos escuelas. No se crea una estructura que funcione y que, aunque esa persona envejezca y se jubile y ya no esté, siga funcionando”.

Ser paciente, una responsabilidad

“Ahí si se nota mucho el que haya menos médicos. El que estén más sobrecargados de trabajo, el que la comprensión de la empresa sea menor que en otros países, que se tenga una visión más cortoplacista, que se esté mucho más atado por presupuestos”, ha agregado el médico, que echa en falta también más implicación por parte de los pacientes. “Ser paciente también requiere una responsabilidad y no hay que delegarla toda. Eso, en Estados Unidos, los pacientes lo tienen clarísimo”.

El enfermo, ha asegurado, debe informarse y buscar una segunda opinión. “El problema es que es difícil encontrar esa información”, ha reconocido Cubedo. Para él, “ese es el trabajo de la asociación de pacientes, y no lo hacen bien”, por lo general. “Esa información la tienen que contar los que han pasado por ahí y no lo hacen, porque temen enemistarse con los médicos. Pero no tendrían que tener ningún miedo a hablar mal. Si eso es así, es así. Y los médicos y la institución deberían ser permeables a esa información también. A mí me encantaría pegar la oreja y saber qué dicen mis pacientes de mí cuando estoy delante. Yo tomaría buena cuenta”.