Julio Zarco en MMG

Julio Zarco  lo tiene claro: “El ADN de la profesión es la compasión”, entendiendo por compasión ese sentimiento que despierta una persona que necesita ayuda y provoca en ti algo interno para querer ayudarle. El director del Área de Personalización de la Asistencia Sanitaria del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, que ha compartido el Desayuno Informativo de MedLab Media Group del mes de julio, aseguró que no se puede ser buen profesional si no se es compasivo.

Cuando se le preguntó si en el sistema sanitario existían muchos “despachadores” de pacientes, entendiendo con este término poco humanismo y empatía, Julio Zarco aseguro que hay pocos, pero con un impacto muy negativo. Puso el ejemplo de que cuando un ser humano cree estar enfermo, su mundo emocional se altera. Aparecen pies sentimientos como miedo o incertidumbre que le hacen vulnerable. Si en este estado de vulnerabildiad, el paciente da con un “despachador”, el impacto es muy malo.

Médicos buenos o buenos médicos

Julio Zarco cree que, en la actualidad, predomina más el médico técnico que el médico humanista. Respondiendo qué proliferaban más si los buenos médicos o los médicos buenos, matizó que era necesaria una simbiosis de ambos. Además, resaltó la importancia, ante todo, de ser buena persona.

“Para ser un buen profesional, hay que ser buena persona en cualquier profesión. Pero si encima hablamos de médicos o enfermeras… El elemento humano es muy importante”.

Aunque él puede presumir de estar rodeado de buenos profesionales, reconoce que el problema es que se ha “funcionarizado” todo. La Medicina es una profesión de ayuda. Hay que tener claras las diferencias entre un contrato contractual con el servicio de salud y el código ético y deontológico. Zarco aseguró que el primero recoge tus horas de trabajo y el segundo un compromiso con el paciente que abarca mucho más.

La socialización de la Medicina y la funcionarización que se ha tenido de ella ha hecho que pierda una gran parte de su esencia y de sus valores más profundos; eso hay que recuperarlo”.

Por último, este médico comentó la importancia del ecosistema donde se ejerce para mejorar el desempeño de las funciones. Este ecosistema incluye las herramientas informáticas necesarias, así como una “amabilidad” en los procesos internos de hospitales y centros de salud tanto para el paciente como para el médico.

Como médico dijo que se encontraba en la obligación de escuchar a sus pacientes y adaptar sus procesos a sus necesidades reales sin llegar a otorgarse la potestad de autoridad moral. “Estamos en una fase de cambio; pocos despachadores, pero con un alto impacto negativo”, concluyó Julio Zarco.