El anestesiólogo Alfonso Vidal.

En el manejo del dolor es necesario distinguir entre terapéutico y beneficioso. Pese al intrusismo en el tratamiento de algo tan subjetivo como el dolor, “no es un problema importante”, según Alfonso Vidal. Vidal es coordinador de Anestesiología y Reanimación y de la Unidad del Dolor de Quirónsalud Sur. Considera que es imprescindible distinguir entre lo terapéutico y lo beneficioso.

Así lo ha expresado durante Los Desayunos Informativos de MedsBla. Vidal ha valorado si en el tratamiento del dolor existen pseudoterapias, entre otros temas. Según ha indicado, “en nuestra cultura, probablemente, por nuestro sistema sanitario que es excelente, esto no es un problema importante; sobre todo en patología severa”.

“Estás dando agua cara”

Este especialista ha insistido en la importancia de diferenciar lo terapéutico de lo útil o beneficioso. Vidal ha puesto como ejemplo el efecto beneficioso de bebidas como el té verde. “Si fuera terapéutico se vendería en una farmacia y con receta”, ha explicado. “Lo que puede ser”, ha añadido, “es beneficioso”. En este sentido, Alfonso Vidal ha destacado que cerca del 30% de la población emplea alguna herramienta terapéutica no médica.

El rigor de estas terapias puede cuestionarse, pero pueden resultar útiles o beneficiosas, afirma. “Otra cosa es que sean terapéuticas. Existe una normativa de etiquetado para la prescripción, por ejemplo”, ha aclarado. Este especialista considera que estos pueden ser elementos complementarios a la terapia. En ocasiones se puede recurrir a ellos; pero “estas terapias no pueden ser alternativas, son complementarias”. “Terapéutico es un rango superior”, incide.

Hay otro tipo de “terapias” como la homeopatía que está fuera de la evidencia científica. La homeopatía utiliza sustancias que están disueltas por debajo del rango molecular, con lo cual no existen. “Estás dando agua cara”, critica. “La ciencia, como las leyes de las desgravaciones fiscales, tiene su trampa”. “Hay afirmaciones que se hacen que no son ciertas pero tampoco son falsas”, concluye.