NOTICIAS DIARIAS

Descubren una molécula que combate la insuficiencia cardiaca

Insuficiencia cardiaca.
Insuficiencia cardiaca.
Latinoamérica

Científicos brasileños desarrollan una molécula que ayuda a combatir la insuficiencia cardiaca. Según informa la agencia Xinhua, este descubrimiento facilita que aparezcan nuevos fármacos que frenen la enfermedad. La misma puede estar causada por un infarto que no se trata adecuadamente, hipertensión y problemas con una válvula cardiaca. Esta molécula la descubrieron investigadores del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Sao Paulo. También cooperaron con la Universidad de Stanford.

La revista Nature Communications, una de las publicaciones más prestigiosas del mundo, informa de que el tratamiento con la nueva molécula sintetizada frenó la progresión de la insuficiencia cardiaca en animales. Los ratones tratados durante 6 meses con la molécula presentaron una estabilización de la enfermedad. Además, presentaron una mejora en su estado con un aumento en la capacidad de contracción del músculo cardiaco.

Estudio

Julio César Batista, profesor del ICB y coordinador del estudio, explica que la mayoría de los medicamentos disponibles hoy día para tratar la insuficiencia cardiaca se desarrollaron en la década de 1980 y actúa fuera de las células cardiacas. “Necesitamos medicamentos más eficaces que controlen los procesos críticos en la célula cardiaca afectada. Que sean capaces de aumentar el tiempo y la calidad de vida de los pacientes. Pero es una tarea ardua”, reconoce el especialista.

Asimismo, la molécula también fue probada en células cardiacas humanas, frenando el avance de la enfermedad y mostrando una mejora en la calidad de estas células para contraerse. “Las drogas actuales retrasan la progresión en la enfermedad, pero nunca la hacen retroceder. Lo que mostramos es que, al regular esa interacción específica, se desacelera la progresión de la enfermedad y se disminuye su gravedad”, asegura Julio César Batista.

Por último, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la insuficiencia cardiaca es la última etapa de una serie de enfermedades cardiovasculares, que son las más mortales del mundo. En este sentido, calculan que 17, 7 millones de personas murieron a causa de enfermedades cardiovasculares en 2015, lo que representa el 31% de todas las muertes en el mundo.