NOTICIAS DIARIAS

El deterioro cognitivo leve apenas deriva en alzhéimer

El deterioro cognitivo leve es un trastorno de la memoria.
El deterioro cognitivo leve no siempre deriva en alzhéimer.
GeriatríaNeurología. NeurocirugíaPsiquiatría

El deterioro cognitivo leve deriva en alzhéimer solo en un porcentaje pequeño de los casos, según el psiquiatra Guillermo Pírez. Dicho tipo de deterioro cognitivo centra la tesis doctoral del especialista, que pide que no se cree “alarma social”. Un buen diagnóstico durante esta etapa es, en su opinión, lo más importante.

“Merece la pena tener en consideración esta patología para prevenirla. Si hacemos diagnósticos buenos y certeros, no crearemos alarma social”, ha declarado Pírez a EFE.

En su tesis, el psiquiatra realiza un estudio comparativo de 2 criterios de diagnóstico del deterioro cognitivo leve. En concreto, el criterio tradicional (Petersen-DCL) y el americano (DSM-5-DCL), más reciente. El trabajo incluye una muestra de casi 5.000 personas, entrevistadas en el marco del Proyecto Zarademp, del que formó parte.

Falsos positivos

Según ha explicado, los casos de deterioro cognitivo leve diagnosticados mediante criterio tradicional son casi el doble. No obstante, algunos de esos diagnósticos son falsos positivos. “Una de las preguntas que nos podemos hacer es: ¿hay a alguien al que se haya dejado sin diagnosticar?”, ha apuntado el psiquiatra, cuya tesis ha sido premiada por la Sociedad Española de Psiquiatría y la Real Academia de Medicina de Zaragoza.

“Realmente un pequeño porcentaje de las personas que tienen deterioro cognitivo leve desarrollará la enfermedad de Alzheimer”, ha subrayado Pírez, quien ha insistido en que hay que crear conciencia social, no alarmismo.

En esa línea, el facultativo ha reconocido que la salud intelectual es la que más se deja de lado. De ahí la importancia de crear conciencia para detectar el deterioro cognitivo leve y otros trastornos de memoria. Para conseguirlo, las personas que tengan sospecha deben acudir a su médico y hacerse pruebas. O bien, un informante (como hijos o pareja) pueden alertar de la sospecha de deterioro cognitivo leve. Un trastorno que padece 8 de cada 100 mayores de 65 años en Zaragoza.