NOTICIAS DIARIAS

Dieta mediterránea en el embarazo: así influye

Cardiología. Cirugía CardiovascularEndocrinología y NutriciónGinecología y ObstetriciaPediatría. Cirugía Pediátrica

La dieta mediterránea en el embarazo reduce el riesgo de tener descendencia con una trayectoria de crecimiento acelerado. Así lo concluye un estudio realizado entre más de 2.700 mujeres y sus hijos e hijas del que se hace eco la agencia SINC. Esta investigación, publicada en The Journal of Pediatrics, afirma que las embarazadas con mayor adherencia a la dieta mediterránea tenían un 32% menos de riesgo de tener descendencia con crecimiento acelerado.

La dieta mediterránea en el embarazo reduce el riesgo de que la descendencia tenga una trayectoria de crecimiento acelerado, una condición caracterizada por un peso elevado al nacer y un incremento rápido de peso en la infancia. Esta investigación está coordinada por el ISGlobal (Instituto de Salud Global) de Barcelona.

Riesgo de obesidad y cardiometabólico

Tal y como explica SINC, la dieta mediterránea consiste en una alimentación saludable caracterizada por un alto contenido de frutas, verduras, aceite de oliva, legumbres y nueces. Este patrón dietético, añade, se relaciona con un menor riesgo de obesidad y cardiometabólico en personas adultas, mientras que en los niños los estudios son escasos.

El objetivo de los investigadores fue evaluar la relación entre seguir una dieta mediterránea en el embarazo y las trayectorias de crecimiento y el riesgo cardiometabólico durante la primera infancia. Participaron más de 2.700 mujeres de Sabadell, Valencia, Guipúzcoa y Asturias. Las mujeres rellenaron un formulario sobre consumo alimentario en el primer y tercer trimestre de embarazo. Por otro lado, se realizó un seguimiento a sus hijos desde el nacimiento hasta los 4 años.

Los resultados indicaron que las embarazadas con mayor adherencia a la dieta mediterránea tenían un 32% menos de riesgo de tener hijos con una trayectoria de crecimiento acelerado, en comparación con los hijos de las madres que no seguían este patrón de alimentación. Este estudio también puso de manifiesto que las madres con menor adherencia a la dieta mediterránea eran más jóvenes.

El hallazgo de este estudio confirma la hipótesis de que una dieta saludable durante el embarazo puede tener un papel beneficioso para el desarrollo de los niños, asegura Dora Romaguera, investigadora de ISGlobal. Según explica, los mecanismos que explican que la dieta mediterránea en el embarazo es beneficiosa señalan a posibles modificaciones epigenéticas que regulan la programación cardiometabólica fetal o al efecto de los hábitos dietéticos compartidos entre madres e hijos.