NOTICIAS DIARIAS

Dímeros de betaamiloide: potencial biomarcador de alzhéimer

Geriatría

Los dímeros de betaamiloide podrían ser un nuevo biomarcador para la enfermedad de Alzheimer, de acuerdo con un estudio liderado por científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y el Institut Européen de Chimie et Biologie (IECB), en Francia. Los resultados del trabajo se han publicado en la revista Analytical Chemistry.

Tal y como explica el IRB Barcelona en un comunicado, en la actualidad se usan para diagnosticar el alzhéimer la concentración de la proteína betaamiloide y de proteína tau fosforilada en líquido cefalorraquídeo. No obstante, no todas las personas que presentan alteraciones acaban desarrollando la patología, de ahí que se busquen nuevos biomarcadores.

La comunidad científica ya había observado una correlación entre la concentración de dímeros de betaamiloide y la aparición de la patología neurodegenerativa, pero se desconocía si las moléculas que forman el dímero estaban unidas entre sí a través de un enlace químico; una información relevante, ya que, de no existir el enlace, los dímeros podrían romperse durante la manipulación necesaria para medir la concentración.

El equipo del IRB Barcelona liderado por Natàlia Carulla, que es jefa de grupo en el IECB, ha estudiado las propiedades químicas y estructurales de los dímeros de betaamiloide en colaboración con el equipo de espectrometría de masas, encabezado por Marta Vilaseca. El estudio ha demostrado que los 2 moléculas que forman los dímeros de beta-amiloide son covalentes, de manera que están unidas por enlaces químicos muy fuertes.

https://youtu.be/t5SzZQVpcxI

“Hemos encontrado que los dímeros se preservan durante el proceso de extracción usado en el laboratorio y son, en consecuencia, idénticos de lo que hay en el cerebro de pacientes con alzhéimer. Además, hemos desarrollado un método robusto y sensible que nos permite el análisis del dímero en cualquier muestra biológica”, explican Aurelio Vázquez de la Torre, del equipo de Carulla, y Marina Gay, de la plataforma de espectrometría de masas.

“Dado que no se puede trabajar directamente con cerebros de pacientes vivos, ahora hay que ver si estos dímeros de beta-amiloide se pueden encontrar en líquido cefalorraquídeo y, después, hacer ensayos clínicos para relacionar su presencia e intensidad con el desarrollo de la enfermedad. Es decir, postulamos que, ahora sí, se podrían dar los pasos para validar los dímeros como biomarcadores para el alzhéimer”, concluye Carulla.