NOTICIAS DIARIAS

El 90% de los hogares estadounidenses presenta alérgenos

Alergología e Inmunología

El 90% de los hogares estadounidenses tiene 3 o más alérgenos detectables y el 73% de ellos en niveles elevados, según sugiere un estudio realizado por el National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS), que forma parte de los National Institutes of Health (NIH) de los Estados Unidos. Los científicos utilizaron los datos de la encuesta National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES), realizada entre los años 2005 y 2006.

“Los niveles elevados de alérgenos pueden exacerbar los síntomas en las personas que padecen asma y alergias, por lo que es fundamental comprender los factores que contribuyen al desarrollo de estas enfermedades”, asegura Darryl Zeldin, autor principal del estudio, cuyos resultados se publican en la revista Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Los científicos analizaron 8 alérgenos comunes en 7.000 hogares estadounidenses: gatos, perros, cucarachas, ratones, ratas, moho y 2 tipos de alérgenos de ácaros del polvo. Así, descubrieron que la presencia de mascotas y plagas tenía una gran influencia en los altos niveles de alérgenos en el interior de las viviendas. Las casas antiguas, de alquiler o rurales tenían más probabilidades de tener múltiples alérgenos.

La edad, el sexo, la raza, la etnia, el nivel socioeconómico, la ubicación geográfica y las condiciones climáticas fueron características que influyeron en los niveles de alérgenos. Así, los ácaros del polvo eran más comunes en el sur, el noreste y en regiones con un clima húmedo, mientras que los niveles de alérgenos de ácaros del polvo y de gatos fueron superiores en las áreas rurales respecto a los entornos urbanos.

Aunque los hombres y los negros no hispanos tenían menos probabilidades de estar expuestos a múltiples alérgenos, la sensibilización fue más común en estos grupos, en comparación con las mujeres y otros grupos raciales, respectivamente. Además, la exposición a niveles elevados de varios alérgenos era más prevalente en las áreas rurales, mientras que las tasas de sensibilización fueron superiores en las áreas urbanas.

Los autores sugieren que las siguientes medidas pueden ayudar a reducir la exposición a alérgenos en los hogares estadounidenses:

  • Aspirar las alfombras y los muebles tapizados todas las semanas.
  • Lavar las sábanas y las mantas en agua caliente semanalmente.
  • Revestir los colchones, almohadas y somieres en fundas que repelen los alérgenos.
  • Disminuir los niveles de humedad en el interior por debajo del 50%.
  • Limitar el acceso de las mascotas al interior de las casas o, al menos, a las habitaciones.
  • Eliminar los lugares de anidación de plagas, así como sus fuentes de alimentación.