NOTICIAS DIARIAS

El accidente laboral aumenta por las temperaturas extremas

Medicina Preventiva y Salud Pública

Las temperaturas extremas consiguen que aumente el riesgo de sufrir un accidente laboral, según informa la agencia EFE. El frío y el calor intensos hacen que el riesgo de accidente suba en torno a un 4% y un 9% respectivamente, tal y como publica un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) tras examinar en profundidad 16 millones de accidentes laborales durante 20 años en España.

Aunque las temperaturas extremas se relacionaban con la siniestralidad laboral, había poca evidencia científica limitada a una extensión geográfica concreta y un impacto económico poco habitual. Este estudio, publicado en Environmental Health Perspectives, abarca datos de todo un país y estima económicamente su impacto. El trabajo se basó en el análisis de 16 millones de accidentes, más o menos, entre 1994 y 2013 con un mínimo de baja laboral de un día relacionado con las temperaturas donde fue el accidente.  

"La exposición a temperaturas de moderadas a extremas podría ser la responsable de más de medio millón de los accidentes de trabajo que ocurrieron durante el periodo de estudio", comunicó la primera autora del trabajo, Èrica Martínez.

Este trabajo relacionaba un 2,7% de los accidentes laborales con la baja de, al menos, un día relacionada con la temperatura. Según apuntan, el frío extremo incrementa el riesgo de accidentes de trabajo en un 4%, y el calor intenso lo hace un 9%. Tal y como explicó la primera autora, los mecanismos biológicos relacionados con las temperaturas extremas no son claros por completo todavía.

Las mujeres son más vulnerables

Martínez considera que gran parte de las lesiones fueron superficiales y óseas, lo que indicaba que el mecanismo subyacente podía relacionarse con una reducción de la concentración que influía en la seguridad laboral. Además, se cree que los efectos de las temperaturas no se centran en un solo día y se percibe fatiga acumulada y deshidratación posterior.

El estudio concluye que las mujeres son más vulnerables al frío que los hombres porque sus tasas de sudoración son más bajas en climas cálidos. Los jóvenes, por su parte, son más vulnerables porque suelen desempeñar un trabajo que les exige más físicamente. El estudio calcula que, en España, la pérdida económica de bajas debidas a la temperatura fue de 360 euros anuales.

El coordinador del estudio, Xavier Basagaña, quiso advertir de que el cambio climático y sus consecuencias necesitaban una intervención en salud pública y medicina preventiva que protegiera a los trabajadores. Algunas de estas medidas son desarrollar políticas sanitarias, reducir las jornadas laborales en las horas con temperaturas extremas, asegurar los descansos, usar ropa adecuada e hidratarse mucho.