NOTICIAS DIARIAS

El estrés térmico reduce la productividad en el trabajo

Aproximadamente 80 millones de puestos de trabajo se perderán debido al aumento del estrés térmico
La agricultura será el sector más afectado por el aumento del estrés térmico.
Medicina del Trabajo

Los expertos prevén que el aumento del estrés térmico provoque una pérdida de la productividad equivalente a 80 millones de puestos de trabajo. Estos datos han sido obtenidos por un nuevo estudio elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El estudio se ha realizado utilizando datos climáticos, fisiológicos y de empleo y han concluido que para finales de 2030 la temperatura mundial aumentará 1,5 ºC. Otros de los cambios que se producirán es que se perderán 2,2 horas de trabajo en todo el mundo, es decir, 80 millones de puestos de trabajo a tiempo completo. Por lo tanto, las consecuencias de este hecho serán pérdidas económicas de, aproximadamente, 2,4 billones de dólares a nivel mundial.

El informe ha sido elaborado con datos estimados como que el aumento de la temperatura no superará los 1,5 ºC. En cuanto a 2 de los sectores más afectados por el estrés térmico, la agricultura y la construcción, se ha realizado la hipótesis suponiendo que se desempeñan en lugares a la sombra.  Los resultados obtenidos han demostrado que el sector más afectado será el agrícola, el cual cuenta  con 940 millones de trabajadores en todo el mundo.

Sin embargo, se estima que para 2030, el 60% de las horas de trabajo pérdidas a nivel mundial pertenecen a este sector. En cuanto a la construcción, el 19% de las horas de trabajo perdidas se corresponden con esta área. Otros de los sectores que sufrirán las consecuencias del aumento término son los de bienes y servicios medioambientales, emergencias, trasporte, turismo, deporte y trabajos de reparación.

Consecuencias del estrés térmico

Además, los efectos del aumento del estrés térmico tendrán consecuencias diferentes en el mundo. Las zonas que perderán mayor número de horas de trabajo serán Asia meridional y África occidental. Se estima que se desaprovechará el 5% de hora de trabajo. Esto supone unas pérdidas de entre 9 y 43 millones de puestos de trabajo.

Por otro lado, los países con mayores pérdidas económicas serán las regiones más pobres. El motivo de estos datos es que los países con unos ingresos medios-bajos no poseen los recursos necesarios para adaptarse al aumento de calor. Por lo tanto, las desigualdades económicas aumentarán en gran medida a nivel mundial. Y dará lugar a un aumento de la tasa de trabajadores pobres, empleo informal, falta de protección social y agricultura de subsistencia.

El estudio insta a aumentar los esfuerzos en cuanto a formulación, financiación o aplicación de nuevas políticas. El objetivo es tratar de solucionar el riesgo que provocaría el aumento del estrés térmico y proteger a los trabajadores. Por ello, el OIT propone el fomento de infraestructuras adecuadas y el desarrollo de sistemas contra fenómenos térmicos. Los trabajadores, por su parte, también deben desempeñar una función en cuanto a evaluar riesgos y adoptar nuevas medidas.