NOTICIAS DIARIAS

El IPN logra revertir los efectos secundarios de la quimioterapia

Latinoamérica

El IPN ha diseñado un fármaco capaz de reducir los efectos secundarios de la quimioterapia. Según informa la agencia Xinhua, científicos del IPN (Instituto Politécnico Nacional) de México administran a niños con cáncer un medicamento obtenido a partir de células de sangre humana, capaz de paliar los efectos adversos durante los ciclos de quimioterapia.

El fármaco diseñado por el IPN se conoce como transferon o factor de transferencia y permite reactivar el sistema inmunológico afectado por la quimioterapia, ayudando a los niños para que el tratamiento sea menos agresivo. En México se registran más de 5.000 nuevos casos de cáncer al año en menores de cero a 18 años, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El fármaco desarrollado para paliar los efectos secundarios de la quimioterapia permitirá al paciente poder sobrellevar el tratamiento. El transferon estimula al sistema inmunológico para que tenga una mayor actividad sobre las células tumorales, ha explicado a Xinhua la doctora Sonia Mayra Pérez Tapia, coordinadora general del Proyecto Factor de Transferencia.

Para poder administrar este fármaco del IPN, explica el instituto de investigación, es necesario analizar los reportes clínicos de cada paciente, puesto que la dosificación depende de las etapas de la enfermedad. Otro de los efectos secundarios de la quimioterapia, según la doctora Pérez Tapia, es la neutropenia, una condición anormal de la sangre que puede predisponer al cuerpo humano a contraer infecciones.

La doctora ha aclarado que este fármaco para paliar los efectos secundarios de la quimioterapia no ataca al cáncer, sino que estimula la respuesta inmune del paciente para que esta se fortalezca y así poder luchar contra esta enfermedad. Gracias a este medicamento, se producen nuevos neutrófilos.

“Al administrar el factor de transferencia, este hace que sus leucocitos circulantes se recuperen más rápido, teniendo una mejor respuesta inmune”, explica Pérez Tapia. La doctora ha destacado que el IPN es el único centro a nivel mundial que tiene un registro como medicamento, por lo que garantizar la calidad, seguridad y eficacia es lo que distingue al factor de transferencia en México en comparación con otros países.