NOTICIAS DIARIAS

El riesgo de apnea del sueño crece con el aumento del IMC

Un IMC alto aumenta el riesgo de apnea del sueño.
Un mayor IMC incrementa el riesgo de apnea del sueño.
Endocrinología y NutriciónMedicina InternaNeumología. Cirugía Torácica

El riesgo de apnea del sueño aumenta cuando se incrementa el IMC (índice de masa corporal). Así lo ha advertido la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna) en la XIII Reunión de Diabetes, Obesidad y Nutrición. En las personas obesas el riesgo de apnea del sueño es más alto, según describe la SEMI. De hecho, entre el 50 y el 77% de las personas obesas padece esta patología respiratoria.

La obesidad provoca un aumento del peso corporal y del tejido graso de todos los órganos del cuerpo, recuerda la SEMI. Además del mayor riesgo de apnea del sueño, produce alteraciones metabólicas como la diabetes o la hipertensión. La apnea del sueño es una de las patologías asociadas a la obesidad más prevalentes. Esta enfermedad conlleva efectos adversos cardiovasculares. El riesgo de apnea del sueño se multiplica por 4 por cada 5 puntos que aumenta el IMC.

La obesidad conlleva otras complicaciones además del aumento del riesgo de apnea del sueño. El hígado graso también es consecuencia del exceso de grasa corporal, añade la SEMI. Entre el 20 y el 46% de las personas en Occidente sufren esta patología, afirma SEMI. La pérdida de peso es la principal recomendación para mejorar la apnea del sueño o el hígado graso no alcohólico.

Diabesidad, la gran epidemia

Tal y como se ha subrayado en la XIII Reunión de la SEMI, la diabesidad es una de las grandes epidemias. La diabesidad es la conjunción de la diabetes y la obesidad. Según indica la SEMI, más del 80% de los pacientes diabéticos tienen sobrepeso. Hasta un 60% son obesos, añade. Los factores que han propiciado esta conjunción son el sedentarismo y el alejamiento de la dieta mediterránea.

Para prevenir esta epidemia, explica la SEMI, es fundamental regresar a los hábitos de comida tradicionales. Por otro lado, es esencial la actividad física y promover una alimentación saludable desde los colegios. La educación es la mejor arma para abordar la prevención, han subrayado los especialistas reunidos en este encuentro.