NOTICIAS DIARIAS

El sedentarismo cuesta a los sistemas sanitarios 54.000 millones de dólares anuales

Cardiología. Cirugía Cardiovascular

Estas “preocupantes” cifras, correspondientes a los últimos estudios estadísticos de 2013, evidencian la necesidad de “una buena sinergia entre cardiólogos y médicos de Atención Primaria para asegurar una adecuada continuidad asistencial y reducir así complicaciones por cualquier causa cardiovascular”, según afirma el doctor Carlos Escobar en una nota de prensa.

El presidente de la Sección de Cardiología Clínica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), considera que “ofrecer al paciente las mejores opciones de tratamiento y seguimiento, así como un abordaje integral de su patología, deben ser prioridades establecidas por los profesionales sanitarios en prevención secundaria”, ya que, “permiten una optimización del tratamiento médico y la identificación a tiempo de cualquier posible descompensación”.

Para conseguir esta mejora, el experto propone una serie de ámbitos de actuación, que consisten, “por una parte, en cambiar el estilo de vida del paciente y, por otra, asegurarse de que se toma la medicación adecuada durante el seguimiento”. La iniciativa llega en un momento en que Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha alertado del aumento de enfermedades cardiovasculares derivadas de estos malos hábitos entre la población española, cuyo 73% no realiza el mínimo recomendado de actividad física.

Prioridad: anticoagulantes

La reducción de costes sanitarios se vería igualmente influida por la mejora de la prescripción farmacológica ya que proporciona mayor seguridad y menores controles periódicos, según defiende Escobar.

“El caso más evidente es el de los anticoagulantes orales, se ha demostrado que son, al menos, tan eficaces como el Sintrom® en la prevención del ictus y de la embolia sistémica, pero su componente diferencial es que ofrecen un mejor perfil de seguridad, sobre todo en el riesgo de hemorragias intracraneales”, ejemplifica.

“Lamentablemente, en España existen restricciones en su uso tanto en Atención Primaria como en Cardiología, lo que afecta negativamente al sistema sanitario en cuanto a gastos y en la óptima atención a nuestros pacientes”, reclama el doctor basándose en un estudio de 90 hospitales españoles.

Los resultados del análisis evidencian que, aproximadamente, el 40% de pacientes con fibrilación auricular no valvular anticoagulados con Sintrom® tienen un control inadecuado de la anticoagulación.

En este sentido, la nota recuerda que, tanto la SEC como la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) “llevan reclamando desde hace años extender el uso de anticoagulantes, como ya sucede en el resto de países europeos cuya media es 48,8% en comparación con la española, del 23,9%”.