NOTICIAS DIARIAS

El trasplante de cara mejora la calidad de vida

Trasplante de la cabeza.
El trasplante de cara se realiza en pacientes gravemente desfigurados.
Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

El trasplante de cara mejora la calidad de vida de las personas que sufren lesiones faciales graves. Así se deduce de un estudio que analiza los resultados a largo plazo de 6 pacientes sometidos a este tipo de intervención en el Brigham and Women’s Hospital (Estados Unidos). En general, tuvieron un retorno robusto de la función motora y sensorial del rostro. El trabajo se ha publicado en The New England Journal of Medicine.

Según ha informado el centro, el trasplante de cara se presenta como una opción para mejorar la salud física y mental de personas gravemente desfiguradas que no tienen otras posibilidades de tratamiento. El estudio incluyó a 6 pacientes a los que se realizó un seguimiento de hasta 5 años tras la cirugía. Se trata de la cohorte más grande de este tipo de pacientes estudiada en Estados Unidos.

“A partir de los datos, se pueden ver los claros beneficios que nuestros pacientes han obtenido”, ha señalado Bo Pomahac, coautor del estudio.

En trabajos previos, los investigadores habían detectado que las personas sometidas a trasplante de cara podían comer, hablar y respirar mejor. Ahora, se ha comprobado que la función sensorial es casi normal. Además, los pacientes han recuperado la suficiente funcionalidad como para reintegrarse socialmente “de una manera que no hubiera sido posible antes”.

Ventajas del trasplante de cara

De acuerdo con el estudio, el tratamiento inmunosupresor y las complicaciones de la cirugía pueden suponer una carga para los pacientes. Sin embargo, se detectó una tendencia hacia la mejora en la calidad de vida. En cualquier caso, los investigadores siguen buscando nuevas formas de mejorar la experiencia de las personas afectadas, así como para abordar los desafíos que supone este tratamiento.

“El primer trasplante parcial de cara ocurrió en 2005. Casi 50 años después de que se realizara el primer trasplante de riñón aquí -ha apuntado Leonardo Riella, autor principal del estudio-. Es importante darse cuenta de lo joven que es realmente el campo del trasplante de cara”. En ese sentido, el especialista ha recalcado que este tipo de intervención es complejo, porque “incluye uno de los tejidos más desafiantes desde el punto de vista inmunológico: la piel”.

Cada paciente vivió entre 2 y 7 episodios de rechazo agudo que requirieron tratamiento. “Nos estamos moviendo más allá de preguntar si un paciente necesitado sobrevivirá al recibir un trasplante de cara. Hemos visto que podemos hacer esto de manera segura. Ahora nos preguntamos si podemos cuantificar cuánto se benefician nuestros pacientes y en qué retos debemos trabajar”, ha destacado Pomahac.