NOTICIAS DIARIAS

Ensayan estimulación eléctrica para tratar el tinnitus

Otorrinolaringología

El departamento de Otorrinolaringología de la Universidad de Michigan (UM) ha ideado un dispositivo capaz de aliviar el tinnitus mediante la emisión de sonidos y pulsos eléctricos débiles. Según publica la revista Science Translational Medicine, el método de estimulación bimodal auditiva somatosensorial dirigida ha obtenido buenos resultados en sus primeras pruebas con conejillos de indias y humanos.

La raíz del tinnitus está en el cerebro; específicamente en la región del tallo cerebral llamada núcleo coclear dorsal”, resume la directora de la investigación, Susan Shore, en una nota de prensa de la UM. En condiciones normales, las células fusiformes de esta región ayudan a centrar la atención en el origen de los sonidos y desconectar las sensaciones que resultan del movimiento de la cabeza y el cuello.

“Cuando las células fusiformes se vuelven hiperactivas y se sincronizan entre sí, comienza a transmitirse la señal fantasma que conocemos como tinnitus”, resume la profesora Shore, quien, para restablecer su actividad normal, propone desencadenar un proceso de plasticidad dependiente del tiempo de estímulo (stimulus-timing dependent plasticity o STDP).

https://youtu.be/VG34FqKRS7g

Para el estudio en humanos, Shore y su equipo reclutaron a 20 pacientes capaces de paliar temporalmente su sensación de tinnitus con maniobras como girar el cuello, sacar la lengua o apretar las mandíbulas. Estos gestos, dice la experta, “parecen ser formas autodescubiertas de cambiar la actividad de las células fusiformes, proporcionando una señal somatosensorial externa para modular su tinnitus”.

Cada paciente debía ajustar su dispositivo hasta hacerlo emitir sonidos que coincidiesen en tono e intensidad con el pitido de tinnitus que escuchaba mientras unos parches colocados en su nuca emitían impulsos eléctricos leves. La mitad de los voluntarios siguió el tratamiento durante 4 semanas y, tras un descanso de la misma duración, retomó otras 4 semanas de sonidos placebo. La otra mitad realizó el proceso a la inversa.

Las encuestas, a las que eran sometidos cada semana, revelaron que el tratamiento real era capaz de disminuir el sonido fantasma, no así la terapia simulada con sonidos aleatorios. Según informaron algunos pacientes, el tinnitus llegó a bajar hasta 12 decibelios de volumen -el equivalente al zumbido que emite una bombilla eléctrica-. Ningún voluntario experimentó empeoramiento de los síntomas ni efectos adversos; por el contrario, 2 sujetos llegaron a informar de la desaparición total del tinnitus.

“Los resultados son alentadores”, valora Shore, “pero tenemos que optimizar la duración de los tratamientos, identificar qué subgrupos de pacientes pueden ser los más beneficiados, y determinar si este enfoque funciona en formas no somáticas de la condición que no se pueden modular mediante maniobras de cabeza y cuello”.