NOTICIAS DIARIAS

El envejecimiento humano comienza a partir de los 25 años

envejecimiento humano
El envejecimiento humano comienza a partir de los 25 años.
Geriatría

El envejecimiento humano comienza a partir de los 25 años. Es, al menos, lo que asegura a EFE Pura Muñoz-Cánoves, científica de la Universidad Pompeu Fabra, después de realizar una investigación. A juicio de esta especialista, la investigación es esencial para lograr fármacos que en ningún caso servirán para vivir eternamente, sino para envejecer mejor. De hecho, esta valenciana ha logrado cambiar la idea de que el envejecimiento solo ocurre de manera gradual.

“Existe una pérdida de masa muscular que aparece de manera gradual, aunque luego hay un declive agudo final. Somos jóvenes por poco tiempo”.

Muñoz-Cánoves reconoce que el declive funcional de todos los tejidos y órganos del cuerpo es el factor de mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes. En este sentido, asegura que el ser humano empieza a envejecer antes de los 30 años. “Existe una pérdida de masa muscular que aparece de manera gradual, aunque luego hay un declive agudo final. Somos jóvenes por poco tiempo”, reconoce la especialista.

Asimismo, la científica reseña que a partir de los 25 años las células empiezan a dejar de funcionar como lo hacían en los primeros años de vida. Con el paso del tiempo “acumulamos daño que las células del organismo reparan”, destaca la investigadora. Por esta razón, cuando el organismo es joven, es muy fácil deshacerse de los residuos. De hecho, lo que empieza a fallar es “precisamente esa capacidad de limpieza y esto crea una toxicidad que, a su vez, provoca que las células no puedan lidiar con esas proteínas no funcionales y se genere mayor estrés intracelular”.

Declive progresivo

Pura Muñoz-Cánoves reconoce que, en general, hay un envejecimiento gradual progresivo que a partir de los 80 años se acelera. “Somos resultado de nuestra genética y epigenética. Con lo que heredamos podemos hacer bien poco, pero la epigenética está muy ligada al estilo de vida, a cómo comemos, al ejercicio e incluso a la educación. Una y otra hacen que envejezcamos peor o mejor”.

Por otro lado, la investigadora reconoce no saber el porqué las mujeres tienden a vivir más que los hombres. No obstante, achaca esta idea a que el estilo de vida de las mujeres en décadas anteriores fue un poco más saludable. Sin embargo, ahora existe una mayor igualdad de hábitos entre ambos sexos, por eso, habrá que ver qué pasa en un futuro estudio sobre longevidad.

El estilo de vida de las mujeres en décadas anteriores fue un poco más saludable. Sin embargo, ahora existe una mayor igualdad de hábitos entre ambos sexos.

Asimismo, asegura que se están haciendo ensayos clínicos. En concreto, ensayos con la rapamicina, un medicamento inmunosupresor utilizado para evitar el rechazo de órganos trasplantados. De hecho, “sabemos que es el mayor reactivador de la autofagia”, señala la investigadora. No obstante, Muñoz-Cánoves incide en que hay que comprobar si su uso continuado tendría efectos secundarios. Por eso, se tratarían de fármacos no para vivir eternamente, sino para retrasar el envejecimiento.

Situación precaria

La investigadora valenciana asegura que España vive una situación de precariedad enorme. “Hay científicos buenísimos que se los disputan los mejores laboratorios extranjeros”. Para ella, la ciencia no es ponerse delante de un ordenador y escribir. “Trabajar con ratones, con reactivos, con técnicas de biología molecular y celular es caro y la falta de financiación provoca parón. Realmente, estamos viviendo de los réditos, del voluntarismo de muchos científicos”, concluye.