NOTICIAS DIARIAS

El estrés se convierte en un gran escultor del cerebro

escultor del cerebro
Carmen Sandi. Foto: EFE.
Neurología. Neurocirugía

El estrés es un gran escultor del cerebro. Es, al menos, lo que señala a la agencia EFE la neurocientífica y presidenta de la Federación Europea de Sociedades de Neurociencia (FENS), Carmen Sandi. En este sentido, la especialista afirma que desde que existe vida hay estrés. “Es uno de los mecanismos más importantes para la adaptación y supervivencia”, recuerda.

Sandi es una de las prestigiosas investigadoras del Neuroscience-Brain Mind Institute de Lausana. Sin embargo, para la neurocientífica, el estrés es difícil de explicar. A su juicio, reconoce que es un concepto muy amplio por lo que “los que trabajamos en este ámbito coincidimos en que hay que definirlo mejor”. De hecho, distingue 2 tipos de estrés. El primero es el positivo, que es el estrés motivador, mientras que el segundo es el preocupante, aquel que nos hace sentir que no somos capaces de cumplir con los objetivos.

Consecuencias del estrés

Asimismo, en su entrevista con EFE, Sandi señala que las consecuencias del estrés “son muchas, tanto fisiológicas y neurofisiológicas como de comportamiento”. Por eso, las respuestas de ansiedad aumentan y si el estrés se convierte en crónico puede aparecer la depresión. No obstante, también hay que tener en cuenta que el cerebro, el sistema nervioso y el organismo se organizan de forma adaptativa.

En este sentido, el organismo se adapta para sobrevivir ante situaciones de estrés. Es decir, el individuo desarrolla una adaptación conductual que hace que tenga mayor apatía, que se quede retraído, lo que en el fondo sirve para evitar que se exponga a problemas. “De alguna manera, reducir la motivación para seguir luchando es una forma de guardar energía y proteger al individuo de la exposición de peligros. Entender esto ayuda a no estigmatizar a las personas con depresión”, incide la facultativa.

El estrés, un gran escultor del cerebro

Carmen Sandi recalca que el cerebro es un gran escultor del cerebro. Para ella, el estrés temprano tiende a provocar que los individuos tengan diferentes adipocitos. “Esto, se cree, es una forma de programar el organismo para guardar energía porque este siente que de alguna forma habrá un problema de escasez”, recalca.

Además, puede hacer que los individuos sean más agresivos. Sandi recuerda que no todos los que han tenido estrés en edades tempranas lo son, pero sí se ha visto una tendencia. Además, el estrés temprano hace que las personas puedan ser más vulnerables a sufrir estrés en un futuro.

Finalmente, la investigadora destaca que la tecnología causa estrés en algunas personas. “Las tecnologías están diseñadas para crear adicción”. En este sentido, recalca que la sociedad y los individuos “nos estamos comparando continuamente”. Para la neurocientífica, ello se realiza de manera inconsciente y genera mucho estrés. Este problema se acentúa, puesto que “ahora se está exagerando con internet y las redes sociales”, concluye Sandi.