NOTICIAS DIARIAS

Garantizan una muerte digna con un Observatorio de la Muerte

AQuAS crea el Observatorio de la muerte para garantizar una muerte digna
Actualmente, se producen 65 500 fallecimientos anuales, es decir, 180 muertes diarias de media.
Última hora

La Agencia de Calidad y Evaluación Sanitaria de Cataluña (AQuAS) ha creado el Observatorio de la Muerte para garantizar el derecho a una muerte digna. Esta herramienta ha sido diseñada para recoger datos sobre las circunstancias que rodean los fallecimientos registrado en la comunidad. Además, esta nueva iniciativa será la antesala de la propuesta de legalizar la eutanasia de la Generalitat.

AQuAS ha desarrollado este proyecto para asegurar una muerte digna y evitar que las personas sufran durante sus últimos momento de vida. El objetivo es analizar el lugar y las circunstancias de la defunción para poder promover la ayuda y acceso a tratamientos y servicios en la fase final de la vida.

A partir de septiembre, la pagina web de Salud lanzará esta herramienta, que aconsejará sobre las decisiones que deban tomarse en la etapa final de la vida. César Velasco, director de AQuAS, ha explicado que el Observatorio trabajará para la sensibilización de los ámbitos asistenciales y sociales. Además, se utilizará para promover un cambio social con respecto a la muerte.

Esperanza de vida

Actualmente, se producen 65 500 fallecimientos anuales, es decir, 180 muertes diarias de media. En relación a estos datos, Pilar Saura, directora de Planificación Sanitaria, ha asegurado que la esperanza de vida en Cataluña es de 86,4 en mujeres y alrededor de los 80 en hombres. Estas cifras posicionan a esta comunidad en los primeros puestos y, sobre los datos de las mujeres, en la más alta de Europa.

Además, más de 400 000 mujeres pidieron el reconocimiento de dependencia entre los años 2007 y 2018, de un total de 686 320 personas que lo solicitaron. Sin embargo, el aumento de la esperanza de vida ha supuesto un envejecimiento de la población, lo que provoca diferentes problemas. Algunas complicaciones son el déficit de población de edades entre los 15 y 25 años. Esta generación deberá sustentar a la del baby boom, que ahora tiene entre 45 y 55 años.