NOTICIAS DIARIAS

Garcés: «La ecografía convirtió al feto en un paciente más»

La ecografía cambió la Ginecología, según el médico jubilado Juan Garcés.
Juan Garcés es médico jubilado.
Ginecología y Obstetricia

El feto era un gran desconocido, hasta que llegó la ecografía. Así lo cuenta el ginecólogo jubilado Juan Garcés, que ha participado en los Desayunos Informativos de MedsBla. Nacido en Argentina, se licenció en la Universidad de Córdoba, en su país. Su carrera profesional, sin embargo, se ha desarrollado en España, donde acaba de publicar su primera novela bajo el nombre de Juan San Luis.

“He disfrutado mucho con la especialidad”, ha comentado Garcés, que no entiende la Ginecología sin la Obstetricia. En su opinión, la última te otorga “un premio muy interesante”. Este no es otro que la posibilidad de controlar un embarazo, de seguirlo y vivirlo con la paciente. “Por lo menos en los años en los que estaba un poco más tranquila la Medicina, que los médicos teníamos más tiempo”, ha apuntado.

El salto al ultrasonido

Garcés llegó de Argentina con veintitantos años. Estaba indeciso, no tenía claro por qué especialidad decantarse, pero la Ginecología le había llamado la atención durante sus prácticas. Eso, quizás, fue determinante para que finalmente decidiera especializarse en ese campo. En concreto, en la Clínica de la Concepción de la Fundación Jiménez Díaz, donde vivió un salto tecnológico.

“Me tocó una transición muy interesante: pasar del estetoscopio de madera a la ecografía”, ha comentado el médico.

“Fue un cambio brutal”, ha reconocido Garcés, que en sus primeros años de especialización usaba “la trompetilla” para saber si el feto estaba vivo y cuál era su posición. De esta manera, si el latido sonaba por debajo del ombligo de la madre, no había por qué preocuparse, el parto sería en cefálica. Si el latido se escuchaba por encima, había más problemas: el parto sería en podálica. “Poco más podíamos hacer”, ha contado el ginecólogo, que al final de su vida profesional durante la década del 2000, trabajó ya con una ecografía doppler a color.

“Empezamos a ver al feto como a un paciente”, ha afirmado Garcés, que ha recordado que la ecografía 2D sigue siendo fundamental, aunque exista la 4D. “Esa te permite ver el feto por fuera, y también permite ver patologías externas, pero tan importante o más es la 2D”. De hecho, gracias a ella, los cirujanos se han aventurado a realizar intervenciones intrauterinas en ciertos casos. “Es un riesgo intervenir, pero le salvas la vida al feto”, ha subrayado Garcés, para quien el futuro de la Medicina va de la mano de la genética.