NOTICIAS DIARIAS

El impacto del tratamiento renal sustitutivo, infraestimado

El impacto del tratamiento renal sustitutivo en la actividad hospitalaria se ha infraestimado, según un estudio.
La hemodiálisis es el tratamiento renal sustitutivo que mayor tasa de ingreso provoca.
Medicina InternaNefrología

El impacto del tratamiento renal sustitutivo en la actividad hospitalaria se ha infraestimado. Así lo concluye un estudio de investigadores del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, en Madrid. Los resultados del trabajo -centrado en el primer año de tratamiento- se han publicado en la revista Nefrología, que edita la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

Según explican los autores, la enfermedad renal crónica (ERC) tiene una alta prevalencia y se asocia a mayor riesgo de ingreso hospitalario. En consecuencia, los costes para el sistema sanitario son también altos. El estudio tenía como objetivo analizar el impacto del tratamiento sustitutivo renal en la actividad hospitalaria, ya que existen registros, pero no hay referencias para estimar dicho impacto.

Diseño y resultados

En primer lugar, los investigadores integraron los datos de 2013-2014 del Registro Madrileño de Enfermos Renales y de 2013-2015 del Conjunto Mínimo Básico de Datos de Hospitalización (CMBDH). Durante el periodo analizado, 767 personas comenzaron tratamiento renal de sustitución en los 7 centros hospitalarios de tercer nivel de la comunidad madrileña. El inicio fue no programado durante un ingreso en más de la tercera parte de los casos. En esos casos, es más común la hemodiálisis que la diálisis peritoneal, con diferencias relevantes en edad y comorbilidad.

Dejando a un lado el primer episodio, el trabajo revela que cerca del 60% de los pacientes ingresa durante el primer año de tratamiento renal. En ese sentido, la tasa de ingreso es de 1,2 ingresos por paciente y la estancia media es de 8,6 días. En cuanto al coste, se calcula un gasto en ingresos de 12000 euros por paciente durante el primer año. La tasa de ingresos es más alta en el caso de hemodiálisis.

Con todos los datos, los autores concluyen que el impacto del tratamiento renal sustitutivo en la actividad hospitalaria durante el primer año está “infraestimado”. Asimismo, consideran que constituye una “parte importante” del coste total de tratamiento renal. “Los resultados de la literatura internacional no pueden extrapolarse a nuestro país por las diferencias en el modelo sanitario y perfil de paciente”, señalan los investigadores, que apuestan por integrar las bases de datos clínicas.