NOTICIAS DIARIAS

Implantada la primera prótesis de rodilla personalizada en Cataluña

prótesis de rodilla personalizada
El cirujano del Departamento de Traumatología del Hospital Universitario Dexeus, Ignacio Ginebreda, ha implantado por primera vez en Cataluña una prótesis de rodilla personalizada en un paciente de 77 años.
Traumatología y Cirugía Ortopédica

El cirujano del Departamento de Traumatología del Hospital Universitario Dexeus, Ignacio Ginebreda, ha implantado por primera vez en Cataluña una prótesis de rodilla personalizada en un paciente de 77 años. Para ello, el facultativo ha diseñado con precisión milimétrica las características anatómicas de la articulación del paciente.

La artroplastia es la última fase de tratamiento para aquellas personas que ya sea, a causa de la artrosis, enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide u otras enfermedades articulares, han perdido el cartílago de la rodilla hasta perder la funcionalidad de la articulación, acompañado de dolor durante cualquier actividad normal con el déficit que esto supone en la calidad de vida del paciente.

Prótesis de rodilla personalizada

El diseño de la prótesis de rodilla personalizada empieza con un estudio de imagen por TAC. Esto permite una reconstrucción tridimensional exacta de la articulación del paciente, así como de todo el material necesario para la intervención quirúrgica, también ajustado a la anatomía del paciente.

El doctor explica que este tipo de artilugio se fabrica en Boston. No obstante, una vez recibido el TAC y el consentimiento del paciente, en 7 semanas “podemos disponer del implante. También podemos disponer del instrumental necesario para su colocación”. En este sentido, reconoce que los materiales de la prótesis de rodilla definitiva son los mismos que los de las prótesis convencionales. Para este facultativo, tanto el instrumental como la prótesis “se ajustan como un guante a la anatomía del paciente”. A su juicio, la adaptación del implante al plato tibial y al fémur es “perfecta”. De estar manera, “evitamos errores de medición que pueden ocurrir con el uso de prótesis con tallas estandarizadas”.

Asimismo, el proveedor de la prótesis fabrica una copia exacta de la prótesis en polietileno. La idea es comprobar que la estabilización, la movilidad y la alineación de la articulación son correctas. Después de realizar todas las comprobaciones, se colocará la prótesis definitiva.

Rápida recuperación

Ignacio Ginebreda explica que el uso de prótesis personalizadas implica “un mayor confort y una mejor recuperación del paciente”. No obstante, para este especialista si se une la innovación tecnológica a un programa de rápida recuperación, “el paciente puede iniciar la rehabilitación pocas horas después de salir del quirófano y la estancia hospitalaria podría reducirse a la mitad”. Por tanto, se trata de un protocolo que incluye desde cirujanos y anestesistas hasta el personal de enfermería y fisioterapia.

Asimismo, el programa cuenta con 3 vertientes. Todas ellas están dirigidas a empezar la rehabilitación lo más pronto posible. Por un lado, la educación del paciente es esencial. Debe saber que se le va a colocar un implante que sustituirá su rodilla, que se trata de una intervención agresiva pero que, gracias al diseño personalizado de la prótesis, podrá empezar la rehabilitación de forma casi inmediata.

Por otro lado, el control del dolor posoperatorio debe empezar antes de acabar la intervención, para evitar que el paciente sienta mucho dolor al despertar. Por último, el especialista asegura que hay que aplicar terapias medicamentosas y físicas en el posoperatorio con el fin de “iniciar un programa de rehabilitación no agresivo pero sí precoz”.