NOTICIAS DIARIAS

Implantes biodegradables liberan anestesia dentro del cuerpo

Los investigadores del Laboratorio de Microsistemas de la EPFL trabajan en un implante biodegradable que podría liberar un anestésico local durante varios días.
Esta herramienta permitiría reducir los dolores postoperatorios de los pacientes y no necesita cirugía para extirparlo, ya que se degrada solo de forma segura.
Ciencia y Tecnología

Los investigadores del Laboratorio de Microsistemas de la EPFL trabajan en unos implantes biodegradables que podrían liberar un anestésico local durante varios días. Esta herramienta permitiría reducir los dolores postoperatorios de los pacientes y no necesita de cirugía para extirparlo, ya que se degrada solo de forma segura. Este implante se controlado desde el exterior calentando la zona en la que se encuentra el dispositivo, lo que permite liberar el contenido.

El circuito electrónico o resonante tiene forma de una pequeña espiral con muy poco grosor. Cuando se expone a un campo electromagnético alterno, el resonador espiral produce una corriente eléctrica para crear calor. El objetivo del estudio consiste en emparejar los resonadores con cápsulas repletas de analgésicos para posteriormente instalarlos dentro del cuerpo durante la operación. El contenido de las cápsulas se puede liberar gracias a un campo electromagnético que envía desde el exterior del cuerpo una corriente que provoca calor. Las altas temperaturas hacen que la membrana de la capsula se derrita y se liberen los anestésicos.

Pacientes

Este descubrimiento puede resultar muy útil en pacientes con una prótesis ortopédica, ya que tras la cirugía suelen experimentar un dolor intenso. Con el fin de controlar estos dolores, los cirujanos inyectan analgésicos en el tejido durante la intervención. Sin embargo, el efecto desaparece tras 1 o 2 días, lo que obliga a los profesionales a suministrar morfina a través de un catéter colocado cerca de la columna vertebral. Además, los catéteres liberan medicamentos que se extienden por todo el cuerpo y afectan a todos los órganos.

Los investigadores del estudio aseguran que la selección de materiales y su reducción a un tamaño sumamente pequeño fueron procesos realmente difíciles.  Actualmente, los implantes biodegradables están creados completamente, pero según han informado los expertos, todavía no están listos para ser utilizados en la sala de operaciones. Esto se debe a que necesitan trabajar en la integración de los resonadores en el dispositivo final.