NOTICIAS DIARIAS

Imprimen el estent más pequeño del mundo

Estent más pequeño del mundo. De Marco.
Estent más pequeño del mundo. ETH Zurich / De Marco.
Ciencia y Tecnología

Investigadores suizos han creado el estent más pequeño del mundo. Usando impresión indirecta 4D, científicos de ETH Zurich han desarrollado una endoprótesis 40 veces más pequeña que las producidas hasta el momento. La idea es que en un futuro pueda usarse para ampliar construcciones potencialmente mortales en fetos. Los resultados de la investigación se han recogido en un artículo publicado en la revista Advanced Materials Technologies.

Tal y como ha explicado la universidad, en torno a uno de cada mil niños desarrolla estenosis uretral, en ocasiones aún dentro del útero. Para evitar que se acumule la orina en la vejiga hasta niveles potencialmente mortales, se extrae la sección afectada de la uretra y se coloca una sonda. Sin embargo, existe una opción menos dañina, basada en la colocación de un estent. El problema es que los disponibles hasta el momento son demasiado grandes.

Gaston de Bernardis, del Kantonsspital Aarau, acudió al Laboratorio de Robótica Multiescala de la ETH Zurich en busca de una solución. Los investigadores del laboratorio han desarrollado un método que permite producir al detalle estructuras de menos de 100 micrómetros de diámetro. De esta forma, se ha podido crear el estent más pequeño del mundo, que mide solo 0,05 mm. Este es 40 veces inferior a los producidos hasta la fecha, según la investigadora Carmela De Marco.

El método

Para construir el estent más pequeño del mundo, los científicos han usado un láser para cortar una plantilla tridimensional en una capa de micromoho que puede disolverse. A continuación, se rellena el negativo con un polímero con memoria de forma y se fija la estructura con luz ultravioleta. Finalmente, se deshace la plantilla usando un disolvente y el resultado es un estent 3D.

“El polímero con memoria de forma es adecuado para tratar las estenosis uretrales. Cuando se comprime, el estent se puede empujar a través del área afectada. Una vez en su lugar, vuelve a su forma original y ensancha el área restringida del tracto urinario”, explica De Bernardis.

A pesar de este logro, los investigadores consideran que aún es pronto para que estos estents puedan usarse. Antes de probarse en humanos, es necesario hacer pruebas en modelos animales. Aun así, consideran prometedores los resultados. “Creemos firmemente que nuestros resultados pueden abrir la puerta al desarrollo de nuevas herramientas para la cirugía mínimamente invasiva”, subraya De Marco, autora principal del estudio.