NOTICIAS DIARIAS

Investigan cómo prevenir la broncodisplasia en prematuros

Anestesiología y ReanimaciónNeumología. Cirugía TorácicaPediatría. Cirugía Pediátrica

La investigación sobre la broncodisplasia en prematuros ha ahondado en la influencia del estatus materno-filial de vitamina D en recién nacidos prematuros menores de 32 semanas, con menos de 1.500 gramos y morbilidad respiratoria. El Imibic asegura que se ha demostrado que el 100% de los niños ingresados en la UCI neonatal que desarrolla broncodisplastia pulmonar, presentan déficit de vitamina D.

La finalidad del estudio del Imibic es conocer los niveles de vitamina D en recién nacidos prematuros de muy bajo peso para optimizarlos desde el momento del nacimiento y mejorar la supervivencia a largo plazo. Por otro lado, los autores de la investigación pretenden prevenir y reducir las secuelas de enfermedades con elevada morbimortalidad en este grupo de edad.

La frecuencia de la broncodisplasia en prematuros hace necesario un protocolo para prevenir su aparición o para disminuir sus efectos, aseguran desde el centro. Esta enfermedad pulmonar crónica provoca una reducción del crecimiento de los pulmones, lo cual favorece que estos pacientes puedan tener una limitación importante en la función respiratoria.

Efecto protector de la vitamina D

Conocer los aportes necesarios reales de vitamina D es uno de los objetivos de este grupo de investigadores. De esta forma se podría lograr un efecto protector sobre los recién nacidos prematuros de muy bajo peso, dado que estos pacientes reciben fundamentalmente nutrición parenteral y cuando están más estables nutrición enteral con leche materna o fórmulas lácteas.

Los responsables de este estudio sobre broncoplastia en prematuros destacan la importancia de la vitamina D por su efecto antiinflamatorio, inmunomodulador y antibacteriano. Este proyecto se está desarrollando con recién nacidos prematuros y sus madres con el fin de prevenir una patología evitable.

El responsable de pediatría, Juan Luis Pérez Navero, ha destacado que esta investigación repercutirá beneficiosamente en la salud de las gestantes, en el feto y recién nacido prematuro, mejorando la calidad y disminuyendo las secuelas y los costes sanitarios que conllevan ingresos hospitalarios prolongados en neonatología por patología evitable.