NOTICIAS DIARIAS

Johnson & Johnson apelará el fallo sobre los opiáceos

El estado de Oklahoma ha condenado a la compañía farmacéutica, de dispositivos médicos y bienes de consumo Johnson & Johnson a pagar 572 millones de dólares.
Johnson & Johnson ha explicado que la empresa ha utilizado prácticas de comercialización responsables para sus medicamentos.
Última hora

El estado de Oklahoma ha condenado a la compañía farmacéutica, de dispositivos médicos y bienes de consumo Johnson & Johnson a pagar 572 millones de dólares. Un juez dictaminó que la empresa minimizó los peligros de sus analgésicos opiáceos. Además, se le acusa de contribuir a la epidemia de sobredosis de opiáceos.

El estado de Oklahoma ha sido sacudido con dureza debido al abuso en el consumo de opioides. Esto ha obligado al estado a perseguir a las empresas responsables que se dedican a fabricar drogas. Oklahoma pretende que sean estas compañías las que se hagan cargo del gasto económico del tratamiento de adicción para los afectados. Dicha persecución ha sido impulsada tras conocer que la sentencia final se encontraba 17 millones de dólares por debajo de lo que pretendían con la demanda.

Johnson & Johnson

Johnson & Johnson ha explicado que la empresa ha utilizado prácticas de comercialización responsables para sus medicamentos Duragesic®, Nucynta® y Nucynta ER®. Estos fármacos constituyen menos del 1% del total de las recetas con opiáceos que se distribuyen en Oklahoma y EE. UU.  En este sentido, varios estados han demandado a grandes empresas por el aumento del uso de opiáceos y su papel en la epidemia, como Purdue Pharma.

Recientemente, Purdue Pharma acordó pagar 270 millones de dólares para ayudar a combatir la crisis de opioides que existe en Oklahoma, después de recibir varias demandas. Actualmente, existen, aproximadamente, 2000 demandas de opioides pendientes en los EE. UU. Durante el año 2018, 68 000 personas perdieron la vida por una sobredosis producida por el consumo de drogas en EE. UU.

Opiáceos

Michael Ullmann, videpresidente de Johnson & Johnson, ha asegurado: “Reconocemos que la crisis de los opioides es un problema de salud pública. Estamos trabajando con socios para encontrar formas de ayudar a los necesitados”.

Sin embargo, la compañía farmacéutica planea apelar la sentencia de 572 millones de dólares. Por este motivo, ha declarado que el fallo es defectuoso y se encuentran a la espera de que el proceso de apelación se extienda hasta el año 2021.