NOTICIAS DIARIAS

La carne cruda puede tener bacterias asociadas a infecciones

ISGlobal ha demostrado que los microbios presentes en la carne cruda pueden relacionarse con infecciones hospitalarias
Para realizar el estudio se tomaron 138 muestras de carne bovina, aviar o porcina, cogidas en 6 mercados de la ciudad de Lima, en Perú.
Medicina Preventiva y Salud PúblicaMicrobiología y Parasitología

ISGlobal ha realizado un estudio con muestras de carne cruda y ha demostrado que los microbios presentes en este alimento pueden relacionarse con infecciones hospitalarias. Las bacterias del género Acinetobacter y, en especial, las ACB (Acinetobacter calcoaceticus-Acinetobacter baumanni) son un peligro para los hospitales.

Estos microbios tienen la capacidad de adquirir resistencia a múltiples antibióticos y desinfectantes y, por lo tanto, para sobrevivir a condiciones hospitalarias. Además, algunas especies de esta bacteria también están presentes en alimentos y animales de consumo humano. Por lo tanto, podría suponer una fuente de infección para las personas o un reservorio.

Investigación de la carne cruda

Para realizar el estudio se tomaron 138 muestras de carne bovina, aviar o porcina, cogidas en 6 mercados de la ciudad de Lima, en Perú. Los científicos encargados de llevar a cabo la investigación encontraron 12 cepas de Acinetobacter en 5 muestras de carne bovina, las cuales se vendieron en 2 mercados de Lima. Entre los tipos de cepas localizaron una A.dijsxhoorniae, esta especie se identificó por primera vez en una muestra de carne. Además, también encontraron otros tipos, que eran 9 de A. pittii y una A.baumanni.

Ignasi Roca, investigador de ISGlobal, ha explicado: “El hallazgo de bacterias del grupo ACB en carne es preocupante, ya que estas especies se encuentran normalmente en un contexto clínico”. Todas las bacterias aisladas son vulnerables a los principales medicamentos usados en la clínica y tenían baja prevalencia. Sin embargo, los resultados de la investigación demuestran que la carne cruda podría representar un reservorio para la transmisión de Acinetobacter.

Por último, para atajar este nuevo foco de infección, perjudicial para las personas, es muy importante establecer colaboraciones interdisciplinares. Por este motivo, es necesario buscar la cooperación entre la salud humana, la salud animal y el ambiente, a través de una nueva estrategia llamada One Health.