NOTICIAS DIARIAS

La donación de gametos podría dejar de ser anónima

Donación de gametos
Podría llegar el fin de los donantes de gametos.
Última hora

En España, la reproducción asistida siempre ha estado sustentada en la donación de gametos (óvulos y espermatoziodes) que se hacía de forma anónima. Sin embargo, ese anonimato podría llegar a perderse. Existe una tendencia, cada vez más aplicada en el mundo, de cambiar el modelo y permitir a los niños concebidos por reproducción asistida conocer la identidad del donante.

El dilema está a la orden del día, por ello se ha reunido el Comité de Bioética de España con el objetivo de emitir un informe en los meses de octubre y noviembre postulándose sobre el tema. Según ha afirmado Federico de Montalvo, presidente de este órgano en una entrevista a EFE, “hay pocos argumentos sólidos para mantener el anonimato. El principal impedimento es que va a disminuir el número de donantes como en Reino Unido y Portugal”.

Saber quién eres

La donación de gametos también ha sido motivo de discusión dentro del Consejo de Europa. Mantener el anonimato de los donantes entra en contradicción con el derecho a la identidad, argumento sobre el cual, existe “bastante unanimidad”. Por su parte, el Comité Internacional de Bioética de la Unesco se reunió la semana pasada en Bangkok (Tailandia) para elaborar un informe postulándose.

“No se puede sacrificar el derecho a la identidad de un niño por un negocio. Estamos hablando de algo que es esencial para la dignidad humana”. Federico de Montalvo.

Donación de gametos en España

La Sociedad Española de fertilidad también ha entrado en el debate a través de la creación de un grupo de trabajo. Este equipo tiene como objetivo elaborar un informe analizando la Ley de Reproducción Asistida actual. Según Fernando Abellán, asesor legar de esta organización “la ley ha funcionado bien hasta ahora. Lo demuestra el hecho de que no hay conflictividad ni judicial ni extrajudicial”.

La flexibilidad de la ley en España es su gran virtud. El anonimato se mantiene siempre, pero no es imposible saltárselo. Cuando existe una necesidad justificada de contactar con el donante, en caso de enfermedad grave del niño, es posible acceder a los datos del donante. Además, según el letrado Abellán “fuera de estas circunstancias, el conocimiento del nombre y apellidos del donante no aporta nada”.