NOTICIAS DIARIAS

La hipertensión tiende a ocultarse en preeclampsias severas

Cardiología. Cirugía Cardiovascular

Según datos del U.S. Department of Health and Human Services, la preeclampsia afecta, a nivel mundial, a entre el 2 y el 8% de los embarazos y es responsable de hasta un 15% de muertes maternas; sin embargo, muchas veces sus síntomas se pasan por alto, entre ellos la hipertensión. Según un estudio de la Asociación Estadounidense del Corazón y el Erasmus Medical Center de Rotterdam, las lecturas en clínica pasan por alto el 56% de los casos de hipertensión en mujeres con preeclampsia severa.

“El problema es que, a menudo, la presión arterial alta tras el embarazo pasa desapercibida porque muchas de estas mujeres tienen lecturas de presión arterial normales en la consulta”, explica la autora principal Laura Benschop, cuyo estudio publica la revista Hypertension. En este contexto, los investigadores se propusieron dilucidar si los síntomas hipertensivos tras el parto se monitorizaban adecuadamente. Para ello, definieron la preeclampsia como una presión arterial sistólica igual o superior a 160 mmHg, o una presión arterial diastólica igual o superior a 110 mmHg.

A lo largo de un año, Benschop y su equipo realizaron lecturas de presión arterial, tanto en la clínica como a lo largo del día, a 200 mujeres diagnosticadas de preeclampsia severa durante sus embarazos. Según informan los autores, más del 41% de las voluntarias con preeclampsia mostró signos de hipertensión arterial en el año posterior al alumbramiento. De ellas, el 17,5% sufría hipertensión oculta, de manera que sus lecturas eran normales en la consulta, pero anormales fuera de ella.

Por el contrario, el 9,5% de las mujeres con preeclampsia fue diagnosticado con la llamada hipertensión de bata blanca, que aumenta en presencia del médico. Los hallazgos sugieren, por tanto, que las mujeres con hipertensión durante el embarazo deben seguir controlando su presión arterial tiempo después de haber dado a luz. Así mismo, sugiere Benschop, “no solo es importante controlar la presión arterial en el consultorio del médico, sino también en diferentes momentos del día y de la noche, en el hogar”.